viernes, 21 de julio de 2017

La Batalla de Valls. 25-02-1809 (III). El ataque final francés. Epílogo.

Hoy concluimos esta interesante trilogía sobre la Batalla de Valls tal como nos relató in situ el historiador Francesc Murillo Galimany. Os dejamos la pasada semana con la partida de Martí hacia Tarragona, para buscar refuerzos con los que poder apoyar la retirada del ejército de Reding hacia la ciudad portuaria, pero en el lado opuesto de las posiciones españolas el comandante en jefe francés, Gouvion Saint-Cyr, no quiere dejar escapar la oportunidad de dejar fuera de combate al ejército español por largo tiempo: no tarda mucho en poder tener todas sus tropas reunidas y dispuestas frente al contingente de Reding que se halla en el Serradalt, para intentar darle el golpe definitivo y obtener la tan ansiada batalla decisiva con la que poder controlar esa zona del Principado. 


El viejo molino de papel en ruinas, alzándose por encima del puente de Goi.


EL ATAQUE PRINCIPAL FRANCÉS

Son las 15:00 h, llega finalmente la brigada Mazzuchelli y entonces Saint-Cyr ya tiene a todo su ejército preparado para atacar. Mientras ha hecho reconocer todos los vados del rio Francolí para calcular por donde ha de avanzar. Planifica un ataque general con todo su ejército, no deja reservas. Toda la infantería y caballería atacaran. Estamos hablando de unos 15.000 hombres. Y no lo hará contra todo el ejército de Reding, sino contra el centro, que son más de 8.000 hombres. Saint-Cyr planifica 4 grandes columnas, distribuidas de la siguiente manera.

De rio arriba hacia abajo, bajando en dirección hacia Tarragona: la 1ª columna (B en el plano), que es la 1ª brigada de la división Souham, del general Bessières. En primer lugar, un batallón del 1º Ligero francés tiene que cruzar el río por delante del caserío de La Plana, al pié de las montañas, y avanzar por el camino de Montblanc a Alcover, hacia las posiciones del flanco izquierdo español. El grueso de su brigada, formada en columnas, ha de cruzar el rio por al lado del molino de Alcover, aquellas ruinas que están allá al fondo, el único camino que permite subir por esta zona: por aquí avanzarán los dos restantes del 1º Ligero y el batallón del 3º Ligero. Han de marchar por esta zona para flanquear el centro español y comenzarlo a rodearlo. A continuación el 24º de dragones franceses ha de cruzar el rio por el puente de Goi, y embestir la línea española, por encima del Serradalt.


Esquema de las 4 columnas franco-italianas y su paso por los vados y puente.


Después tendríamos la 2ª columna (C en el plano), que es la brigada Mazzuchelli, la 1ª de la división Pino. Son tropas frescas y que han caminado muchos kilómetros pero que no han luchado todavía. Avanzarán en una columna que es prácticamente un cuadrado, avanza al completo, con el 1º ligero italiano y el 4º de línea italiano, un total de seis batallones. A continuación tendríamos los dragones Napoleón y los cazadores a caballo italianos, que cruzarán el rio por un vado que hay al lado del Molino de la Granja. Al lado de estas palmeras y avanzarán hacia el bosque que vemos en el Serradalt, hacia el extremo de este bosque que tenemos delante. Hay un camino que ha quedado fosilizado aún, de hecho ellos lo veían desde aquí ese camino. Es uno que también hacen servir las tropas españolas durante la mañana para avanzar porque es uno de los puntos por los que se puede cruzar. De hecho todo son bancales y la caballería no podría pasar si no fuera por caminos.

Uno de los vados que se
utilizaron  en la batalla,
en la actualidad.
Después tenemos la 3ª columna (D en el plano), la brigada Fontane, que cruza el río bajando por aquel camino que os he enseñado antes, y lo cruza por aquí delante, por delante de aquellos pinos que tenemos delante: aquí hay un vado, el del Molí Nou (Molino Nuevo), lo van atravesando y van directos a aquel bosque para acometer por allí. La brigada Fontane, parece que sólo ataca con uno de sus regimientos, el 6º de Línea, con sus tres batallones, unos 1.500 hombres, porque el batallón del 7º de línea había quedado de reserva en la zona del Coll de Santa Cristina para controlar aquel acceso por el Panadés. Y después el otro regimiento de la brigada Fontane que es el 2º Ligero, ahora os explicaré que tenía otra misión. Después más abajo tenemos otro camino, que desde aquí no lo vemos, pero que más o menos tiende a ser donde están aquellos cipreses y va a parar, veis que hay una granja allá al fondo, en el Serradalt, pues va directo allí.

Aquel es un camino que llegaba hasta Alcover, pues por allí avanza la 4ª columna (A en el plano), la brigada Vergès, también desplegada en columna, con el 42º de Línea, el 67º de Línea y el 112º de Línea, con un total de 5 batallones. Avanzando en esa dirección. Entonces, por delante, avanza todo el 2º regimiento de infantería ligera italiano, unos 1.500 hombres, y añadidos con la mayoría de compañías de voltigeurs de todos los regimientos de las columnas, lo cual les da una pantalla de más de 2.000 hombres de infantería ligera por delante de todo este frente. Aparte también el escuadrón de los dragones Napoleón que estaba en el extremo izquierdo de la línea francesa avanzará por el camino de Reus, de Valls hacia Reus, para flanquear por ese extremo la línea española.

Bien, este es el plan que tiene él planeado. Y la artillería sin disparar, aquí arriba. Y este es el plan que lleva a cabo a las 15:30h de la tarde, aproximadamente. Estas columnas se ponen en camino, la infantería ligera va delante, empujando a la infantería ligera española que tenía delante, que viendo lo que se les viene encima retrocede hacia la línea del centro español.




En la parte superior la batalla a partir de una litografía de Jean Charles Langlois*. Abajo, el mismo paisaje en la actualidad.

   
Para ver la carga de los dragones franceses la caballería se mueve cuando ya las otras columnas están llegando al centro español, y por el Pont de Goi cruzan el río con infantería ligera también, que forma parte de aquel, según uno de los testimonios de un oficial italiano, la carga la hacen a grand trot, pero sin ser al galope, pero sí que hay voltigeurs del 2º italiano que se están moviendo por la zona disparando. La columna del general Bessières pasa rio arriba, por el vado del molí d’Alcover y están ya combatiendo contra la izquierda de la línea del centro español (el grabado reproduce el humo que provoca el combate con esta columna). El centro del ejército de Reding recibe un impacto brutal con las tres columnas que han cruzado el río Francolí más abajo del Pont de Goi, pero el problema lo tiene con la columna de la brigada Bessières, que es la primera en llegar al Serradalt y empieza a flanquear y envolver el extremo izquierdo del centro español. Cuando está rodeando el límite izquierdo del centro español, es el momento en que la caballería llega arriba y los embiste. Cuando cruzan los dragones por el Pont de Goi, la columna Mazzuchelli ya está llegando a la batería española; de hecho el que va delante de la columna, el jefe de batallón Peraldi, del 1º Ligero italiano y lo que hace, Saint-Cyr había dado órdenes expresas de no disparar mientras se avanzara por el llano, porque la intención era ir lo más deprisa posible para pasar al otro lado (para llegar a lo alto del Serradalt exponiéndose el mínimo tiempo posible al fuego de la artillería y de la infantería españolas, y una vez llegaran frente a los españoles, romper la línea cargando a la bayoneta).


Plano de la Batalla de Valls. 1as y 2as posiciones. Planche VI. ©Ministerio de Defensa.

Zona ampliada del mapa anterior. A. Flanqueadores de la derecha de la División Souham; B. Brigada de la derecha de la misma División; C. El 24º de dragones por el puente de Goi; D: Brigada de la derecha de la División Pino; E. Brigada de la izquierda de la misma División; F. Regimiento de Dragones Napoleón; G. Cazadores Reales Italianos; H. Brigada de la izquierda de la División Souham; K. Posiciones de las tropas de las dos divisiones antes del cruce del Francolí; O. Posiciones de Reding antes de su repliegue detrás del Francolí pasando por el puente de Goi.  


Y bien, van avanzando, los únicos que habían de disparar era la infantería ligera desplegada delante, y mientras, desde arriba, ¿qué les llegaba?:

- La artillería: un proyectil de 4 libras, pesa unos 2 kg y pico, además era un día nublado pero la tierra estaba lo suficientemente dura para hacer tiro de rebote: el proyectil impacta en el suelo y cada 20-30 m vuelve a impactar. Dispararon durante toda la mañana y los proyectiles eran de 4 y 8 libras.

- La metralla, en los cañones de 4 y 8 libras acostumbraban a dispararla a partir de los 400 m o menos.

- Proyectiles de obús de 7”. Un trozo del agujero de la mecha. Era una bola esférica de hierro, con un grueso de unos 2 cm., que dentro lleva una carga de pólvora, en algunos casos llevaba metralla, pero normalmente era sólo pólvora, con una o más mechas. Encendían la mecha en el momento de disparar y salía volando con un tiro parabólico, y no explotaba hasta que quemaba la mecha.

- Balas de mosquete de avancarga, por descargas de secciones o por pelotones, (unos proyectiles que no hacen heridas limpias), y su alcance efectivo era de unos 100 m, aproximadamente, aunque a 200 m también podía ser dañina, porque aún tenía capacidad de penetración. A más alcance no acostumbraba a penetrar. Hay testimonios de militares del periodo napoleónico que al acabar una batalla, se sacudían el uniforme y se les caían las balas que no habían llegado a impactar.


Comparación entre los tamaños de parte de la munición empleada en la batalla y una mano adulta.



EL HUNDIMIENTO DEL CENTRO ESPAÑOL

Jefe escuadrón 24º dragones
Por donde hay toda aquella vegetación es por donde avanzaba la columna de la brigada Fontane, y avanzaba recto hacia aquí. Entonces tenemos aquí delante, se ve el campanario de Valls allí arriba, por debajo hay una masía grande, al lado de unos campos verdes, aquello era el Mas de Robuster, que en la fase final de la batalla se utilizó como hospital de campaña. A la derecha de esta masía hay una zona de bosque que va subiendo, Por encima se ven unos terrenos labrados que se ven marrones. Bajo este bosque está el vado por donde pasó la brigada Vergès y avanzó al lado de estos cipreses, pasando al lado de estas masías y salieron a unos 200 m de la línea española, es decir el punto de impacto de aquella columna en la línea española se encontraba a unos 200 metros siguiendo en dirección a la derecha del centro español, respecto al punto dónde nos encontramos.

Cuando los dragones llegan a la parte de arriba del Serradalt ya están comenzando a rodear a los españoles por el flanco izquierdo; allí ya comienzan a retroceder, el 24º de dragones embiste la línea española y justo delante, una vez descompuesta la línea, se encuentra a todo el Estado mayor español, y se los llevan por delante; estaban los Cazadores de Cataluña allí pero no sirvieron de mucho, fue un sálvese quien pueda y todo el mundo luchando por su vida.

De repente, todo el Alto Mando ha quedado fuera de combate. No hay nada. Sólo quedan los comandantes de cada brigada, o de cada división, de cada parte del ejército, en su lugar y los coroneles, y ya está. Y aparte, más o menos, al mismo tiempo, la caballería italiana que embiste por aquí, en el otro extremo del bosque que tenemos al lado, se lleva por delante a la la segunda batería, y las columnas que estaban llegando arriba. La línea se deshace por diferentes puntos, la brigada Mazzuchelli que estaba avanzando contra la principal batería española, el Jefe de batallón Peraldi que va delante, da órdenes de acelerar el paso ya cuando están muy cerca de la batería española, y salen por en medio de la humareda después de la última descarga española, atacando con las bayonetas.

Hay que pensar que las tropas españolas estaban formadas en línea, en un fondo de 3 hombres, y vienen columnas de 4 batallones, o de 6 batallones, unos 3.000 hombres avanzando con bayonetas y con el fuego no se los repele. Los dos bandos dijeron que el fuego de artillería y de fusilería español fue muy bueno, pero no fue suficiente. Aparte no quedan reservas. Las únicas son las alas y están más retrasadas. Y no hay nadie que pueda dar la orden de avanzar las alas. Queda la iniciativa propia de algunos comandantes, pero esto no funcionará así. ¿Qué pasa? Que en muchos puntos la línea se desintegra. No llega a haber choque de bayonetas. Parece que en la zona donde defendían los Cazadores de Antequera, si que hubo combate cuerpo a cuerpo, pero al poco rato hubieron de retirarse. Eran unos 1.100 hombres en aquel regimiento los que lucharon y sufrieron unas 500 bajas. Se ha de decir que la mayoría de bajas son prisioneros, y la mayoría de bajas se disparan en el momento que se rompe la línea, sobre todo por efecto de la caballería.


Vista del campo de batalla desde las posiciones del ala derecha española

Mientras, Reding está luchando con los otros miembros del Estado mayor y los Cazadores de Cataluña, se le viene encima un jinete llamado Bouzzon, del 24º de dragones, que lo hiere, provocándole cinco heridas, pero son superficiales, y alguien debió enfrentarse enmedio también, porque no lo matan ni lo capturan. Consigue escapar de este primer peligro, y después se le echa encima un subteniente llamado Bertinot que también era del 24º de dragones franceses que lo que quiere es hacerlo prisionero y le pide que se rinda. Pero uno de los edecanes o cazadores que estaba por allí, lo mata de un tiro de pistola. Así consigue salvarse Reding y consigue retroceder en dirección a Tarragona.

Húsar de Granada. (a)
Todo el centro se está desmembrando, y las alas lo que hacen viendo el panorama es retroceder. El ala izquierda retrocede hacia las montañas de Alcover, excepto la caballería que se dirige a Tarragona, que se retira prácticamente sin combatir, y en el ala derecha, la infantería retrocede también hacia Alcover, pero la caballería protege la retirada, son los Húsares de Granada que dirige el Marqués de Campoverde, que era buen coronel y buen general de división, pero como comandante en jefe (como se comprobaría en 1811, cuando se convierte en el Capitán General de Cataluña), un desastre, vamos, le venía grande. Habrá regimientos que serán prácticamente exterminados: el batallón (de hecho era un destacamento que agrupaba diversas compañías de sus dos batallones) de suizos de Betschart, que lucha aquí, tiene unos efectivos de unos 500 hombres y sufre más de 300 bajas, la mayoría prisioneros. Los que quedan los salvan los Húsares de Granada, que los protegen; otros como el 2º de Saboya sufren un centenar de bajas, hay muchos regimientos, que sufren 100, 200 y hasta 300 bajas. Algunos batallones como el 1er batallón de infantería de Baza, consigue que su compañía de cazadores, quede desplegada en la retaguardia protegiendo la retirada e incluso el regimiento de infantería de Santa Fe, consigue salvar parte de las municiones que tenía detrás con las mulas, pero la mayor parte de los bagajes caen prisioneros, al igual que toda la artillería; los artilleros han de abandonar las piezas y salen corriendo, capturan las ocho piezas de artillería, y para hacerse una idea, el escuadrón de dragones Napoleón que va delante de la carga en esta zona hace 400 prisioneros, entre ellos el mayor general de caballería que es el Marques de Castelldosrius. El que comandaba este escuadrón, era un Jefe de escuadrón llamado Fortunato Schiazzetti**.

Marques de Castelldosrius (b)
Desintegrado el centro, retirándose como podían, la batalla terminó, aproximadamente, hacia las 16:30. ¿Qué le sucede a Martí y a la columna de refuerzo? Martí aún no había llegado a Constantí, cuando le llega algún personal civil que llevaba los bagajes, que se habían subido a las mulas, habían tirado la munición y habían salido corriendo. Él intenta detenerlos, pero luego llega una auténtica riada humana, que hasta incluso le hace apartarse, llegando a Tarragona más tarde de lo que estaba previsto: cuando llega, la batalla está más que decidida, todo ha acabado. No puede dar órdenes al general Smith, que es el que ha quedado como comandante, de que salga esa columna, lo único que puede hacer es hacer salir algunos destacamentos de tropas a las afueras de Tarragona para proteger la retirada. Aquella columna, conocida popularmente como de “refuerzo” que en realidad serviría para proteger la retirada, no llegó a salir nunca. Reding llegó por la noche, con las cinco heridas y acompañado de lo que quedaba de su Estado mayor, de hecho sufren muchas bajas, sobretodo en prisioneros, y el ejército va llegando, partidas sueltas, batallones deshechos, y no es hasta al día siguiente por la mañana que las dos alas del ejército vuelven, porque han ido siguiendo por la sierra y entran en Tarragona bastante enteras.


Las posiciones francesas por la noche después de la batalla.


El resultado de la batalla es que Saint-Cyr se hace amo del territorio, acampa por la noche aquí, formando una línea desde Alcover hasta Valls, una noche con lluvia, entre los muertos y heridos. Las bajas napoleónicas son aproximadamente un millar, entre muertos y heridos, se habían hecho prisioneros por la mañana, los pierden pero después los recuperan por la tarde. Buscando la documentación, sí que hay crónicas fiables que apuntan hacia este millar, y con la seguridad absoluta que habían sido bajas en Valls, tengo documentados a 135, haciendo un cribado de los diferentes libros de tropa de los regimientos, aparte de los oficiales. Lo que pasa es que estos libros no están completos, muchas casillas en blanco, etc., pero seguramente las bajas se pueden acercar al millar pero en ningún caso superan el millar como apuntaban algunos historiadores españoles del s. XIX, que si habían sido 2.000 o 4.000 o disparates así. En el caso de las bajas españolas nos movemos entre los 3.000, 3.500, como mucho 3.700 hombres, es muy relativo***, sí que hay regimientos que puedes reconstruir más o menos, en teoría en función de los datos aportados por la documentación de diversos regimientos tenemos localizadas unas 1.500-1.600 bajas, pero claro, faltan datos. Pero si que encajan bastante bien y se movían en esos números. Entre 1.500 y 1.700 serían prisioneros, y el resto hasta 3.000 o 3.700, entre muertos y heridos. Una parte de los prisioneros conseguiría huir los días siguientes, por lo que a Barcelona llegan un millar: a algunos los intercambiaran y otros ya no volverán porque serán trasladados a Francia de donde ya no volverían hasta acabada la guerra.



EPÍLOGO

Y bien, con Saint-Cyr controlando este territorio y con Reding encerrado en Tarragona, éste da el mando a Martí porque él no puede asumirlo ya que aún está herido; al día siguiente la división Souham se mueve hasta Reus, y allí se encuentra la gran sorpresa y primicia en lo que era la guerra en Cataluña que sale el Ayuntamiento a recibirlo: así, aunque pagaron las contribuciones no fueron saqueados, la mayor parte de la gente no huyó, colaboraron con ellos, pero fueron muy mal vistos por el resto del Camp de Tarragona, especialmente por los que estaban de Tarragona****. Ocupan Reus y llegan hasta Cambrils, y rodean Tarragona. Saint-Cyr intenta asediar Tarragona, pero no dispone de material de asedio, sólo la artillería de campaña capturada y la que llevaba con él. Pero sabe que, como Tarragona estaba llena de refugiados, ya después de la batalla de Molins de Rey, había pasado de una población de unos 9.000 habitantes a prácticamente 40.000 habitantes, una barbaridad, a lo largo de enero ya se habían dado los primeros síntomas de una epidemia de tifus. Claro, teniendo toda aquella gente encerrada, añadiendo el ejército, con todos los heridos que llevaban, la epidemia de tifus estalló claramente.

Esto provocó que Saint-Cyr, intentara aguantar todo el tiempo que pudiera, mientras pudiera alimentar a la tropa, esperando que Tarragona cayera por si sola. Pero se le acabó primero la comida. Y lo que hace Saint-Cyr el día 20 de marzo, es reunir a sus tropas que habían ocupado parte de la Conca de Barberà, las concentra en Valls, y se pone en camino hacia el norte, hacia Barcelona, porque unos días antes había recibido instrucciones de Napoleón. Él no había recibido ninguna instrucción de Napoleón desde que había entrado en Cataluña, prácticamente, el consabido problema de las comunicaciones. Y las instrucciones le decían que había de capturar Tarragona, Gerona y Tortosa. Eso era imposible con los medios de que disponía, pero primero se dirigió a Gerona, que era lo más normal para poder mantener las comunicaciones abiertas.

Unos días antes de marchar, a principios de marzo, recibe un comunicado de Reding, cuando ya se está recuperando de las heridas, y de una manera muy caballerosa le expone, que durante la Guerra de la Convención, se había hecho un pacto entre el general Ricardos y el general de la República Francesa, de que respetarían a los heridos y los hospitales y que no tendrían consideración de prisioneros de guerra. Le pidió hacer un pacto similar, con los heridos y todo el personal que estuviera relacionado con el hospital, y cuando se recuperaran los heridos se los devolvía a su ejército. Porque la guerra va fluctuando y puede favorecer en un momento dado al uno o al otro. Pactan este convenio y de hecho, funcionó. Cuando el 20 de marzo abandona Valls, primero escribe a Reding y le comunica que deja un hospital con heridos que no puede trasladar. Le pide medicinas y un destacamento de tropas para que vigile. Reding le responde y le dice que no le puede enviar medicinas, pero sí que enviará el destacamento de tropas, y protegerá el hospital. Cuando las tropas estaban a punto de salir, se presentó el destacamento y tomó control del hospital, con los heridos que había dejado y que se reincorporaron a sus regimientos una vez restablecidos. Y de hecho esta convención, a grandes rasgos, la siguieron los dos ejércitos en Cataluña, que era una manera de humanizar la guerra, que se dio en contadas ocasiones.

Tumba de Reding. (c)
¿Qué pasa cuando marcha Saint-Cyr? Reding saca las tropas de Tarragona e instala hospitales por las poblaciones de alrededor: Altafulla, Torredembarra, en diferente lugares, y así poder dar espacio en el interior de la ciudad de Tarragona y ver si la epidemia se detiene de alguna manera. En teoría no era mala idea, pero sobre la práctica fue un desastre, porque extendió la epidemia. Se escampa por el territorio y de hecho afectará a todo el Camp de Tarragona y el Panadés, con unos niveles de mortalidad que no volverán a verse en toda la guerra. El mismo Reding será una víctima. Reding ya se había curado, el 8 de marzo vuelve a tomar el mando, pero a finales de marzo sale a visitar el hospital de Altafulla, porque era un hombre que se preocupaba por sus subordinados. Visita a los heridos pero coge la infección, y muere el 23 de abril. Y fue enterrado en Tarragona.

Saint-Cyr sigue adelante hasta Gerona, ya sabemos que pasa allá, que no podrá tomar el mando directo, primero Verdier, luego Augereau, y Saint-Cyr acabará harto y se irá. Incurre en el enfado de Napoleón y acabará destituido, hasta la campaña de Rusia. Mientras tanto el ejército español de Cataluña, el ejército de la derecha tardó unos meses en rehacerse de esta derrota, pero al menos todos estos movimientos dieron aire a Gerona durante un tiempo, se libró unos meses de lo que podrían haber recibido en su momento.

En cuanto a la mortalidad a causa de la epidemia de tifus, para hacerse una idea, en Valls en 1808 habían muerto unos 300 habitantes, en 1809 mueren unos 1.100 y pico, de una población que tenía unos 9.000 habitantes, y años posteriores bajará otra vez hacia los 300-400. El caso de Valls pasa en todo el Camp de Tarragona, la mortalidad fue inmensa.




- - - o - - -


(*) - Jean Charles Langlois, pintor que había sido edecán de Saint-Cyr en las últimas batallas del Imperio. Vuelve con los 100.000 hijos de San Luis y se dedica a recorrer los campos de batalla del 7º ejército.

(**) - Que más adelante será general, incluso en el Musée de l’Armée tienen un sable dedicado por sus hombres, que le regalaron cuando le nombraron general.

(***) - Los muertos en los campos de batalla no aparecen en los registros. Si hay heridos que mueren en el hospital de campaña o en el hospital de la villa que tenga militares, aquel sí que sale. Hay fosas comunes documentadas a finales del s. XIX y principios del S.XX.

(****) - "Reus y Tarragona han competido por el reparto de infraestructuras y servicios desde el siglo XVIII", según el historiador Lluís Ortiz", en una noticia aparecida en 2009 por el nombre con el que se debía denominar el aeropuerto ubicado en la primera. Aunque la rivalidad viene de lejos: la red ferroviaria se diseñó considerando Reus el enclave estratégico del territorio: hasta mediados del siglo XX, la línea procedente de Madrid sólo tenía parada en Reus.(2)



_____________________________________________________________________________________

Fuentes

(1) -"La batalla del Pont de Goi (Valls, 25 de febrer del 1809) - Francesc Murillo Galimany, Col·lecció Biblioteca d'Estudis Vallencs, 2008
(2) - https://elpais.com/diario/2009/11/23/catalunya/1258942039_850215.html
(3) - "Uniformes españoles de la Guerra de Independencia" - Jose Mª Bueno Carrera, Aldaba Militaria, 1989

Imágenes

(a) - Húsar Granada - https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/0a/2f/44/0a2f44174b5d3bb9011b2c3af1b2c0da.jpg
(b) - Retrato de Francisco Javier de Sentmenat-Oms y de Santa Pau, marqués de de Castelldosríus" by Vicente López y Portaña - http://ceres.mcu.es/pages/Main. Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Retrato_de_Francisco_Javier_de_Sentmenat-Oms_y_de_Santa_Pau,_marqu%C3%A9s_de_de_Castelldosr%C3%ADus.JPG#mediaviewer/File:Retrato_de_Francisco_Javier_de_Sentmenat-Oms_y_de_Santa_Pau,_marqu%C3%A9s_de_de_Castelldosr%C3%ADus.JPG
(c) - La Asociación Torrijos 1831 recordó al general Teodoro Reding, ante su tumba del cementerio de Tarragona, en el día del Bicentenario de su muerte - http://www.alhaurin.com/noticias/imagenes/2009/Mayo/Torrijos_1.jpg

viernes, 14 de julio de 2017

La Batalla de Valls. 25-02-1809 (II). Movimientos previos. Despliegue de tropas. Inicios y desarrollo de la batalla.

Enlazando con nuestra entrada de la semana pasada, os traemos nuestra 2ª entrega de nuestra visita al campo de batalla de Valls y con las amenas explicaciones que nos impartió Francesc Murillo Galimany. Seguiremos al contingente de Reding desde Montblanc donde se encontraba reunido el ejército español hasta su fatídico encuentro con parte de las tropas del 1º ligero francés que sería el detonante de todas las acciones posteriores y de la batalla de Valls. Es una conjetura aún hoy en día el porqué de la elección de Reding de un camino que tenía un riesgo evidente de encontrarse con las tropas de Saint-Cyr; algunos han tratado de explicar los motivos de dicha alternativa:    

"El ejército español, tras la maniobra de Santes Creus, se había situado en Montblanc, en espera de la incorporación de las tropas del general Castro. Pero ante el movimiento francés, Reding celebró un consejo de guerra, donde se decidió que el ejército se replegaría hacia Tarragona, y que no se iniciarían nuevas operaciones bélicas hacia Barcelona; pero mientras algunos oficiales propusieron seguir la ruta Prades-La Selva del Camp-Constantí-Tarragona, Reding consideró más factible avanzar hacia Tarragona directamente siguiendo la cuenca del Francolí. Se dice que argumentó el general suizo que retirarse por la ruta de Prades era un acto impropio de su honor como militar, y que era un movimiento inaceptable: parece extraño que un militar profesional como el general suizo -que había mostrado una gran habilidad táctica tanto en Bailén, avanzando para cortar las comunicaciones de el ejército francés en Andalucía, como en Cardedeu, ordenando una retirada progresiva- se dejara llevar por razones estrictamente personales y sentimentales, en lugar de atender a la situación táctica de aquellos momentos.
 
Quizá no sería atrevido pensar que Reding estaba informado de que en aquellos momentos en Valls sólo había una división francesa, y que era posible batirla aisladamente; también no hay que olvidar que si Reding y su ejército se retiraban hacia Prades los franceses, partiendo desde sus bases de Valls y la costa tarraconense, podían intentar cerrarle el paso a Reus, Cambrils y Constantí, con lo cual quedaría obligado a abandonar la guarnición de Tarragona a su suerte, porque era claramente consciente de que sus fuerzas no podrían maniobrar contra el ejército de Saint-Cyr al completo".(4)


La montaña del Serradalt (o Sierra Alta) que albergó el centro del ejército español durante la batalla.

 

MOVIMIENTOS PREVIOS DE LA CAMPAÑA (II)

Saint-Cyr se encuentra que ha ido perdiendo días por estos problemas de movimiento, el 21 ya consigue concentrar a su ejército en Vila-rodona y al día siguiente por la mañana se ponen en camino hacia Valls. Entra en Valls el día 22 de febrero, mientras que la gente huye en masa; toma Valls y a continuación lo que hace es: deja a la división Souham allí, porque se entera que Reding ha pasado a la Conca de Barberà, controlando el Estret de La Riba, y el Coll de Lilla, que lo tendríamos aquí detrás (en el lugar de la batalla). Son dos de los pasos naturales de la Conca de Barberà hacia Tarragona. Y después con la división Pino se encamina al Pla de Santa María, que controla el Coll de Cabra, De hecho él se establece en el Pla de Santa María con la 2ª brigada, la Fontane, que la tiene distribuida no sólo en el Pla sino en una serie de poblaciones cercanas, que controlan todo lo que es la sierra. Y hace avanzar la brigada Mazzuchelli al otro lado del Coll y los establece en Cabra. Son un poco como una cuña en la Conca de Barberà y también controlan perfectamente todos aquellos accesos. De esa manera tiene controladas todas las entradas y la intención que tiene es que si el ejército de Reding intenta volver a Tarragona, que sería lo más normal, las tropas que estén en el punto donde reciba el impacto frenen la embestida y concentrando todos los hombres allí ya tendremos la batalla decisiva.

Imagen panorámica del Coll de Lilla, por Sergafa73 G (Street View - mar. 2017 - Google Maps)

Pero bien, como no tiene muy claro que está haciendo Reding, él se espera en esa zona. Mientras, Reding ha llegado a Santa Coloma, ha podido reunir las tropas de Castro, vuelve a tener al ejército reunido. Se entera que le han cortado la línea de comunicaciones al ocupar Valls y entonces, primero quiere atacar Igualada, donde sólo está la división Chabot, porque la Chabran ha vuelto hacia el Panadés, pero un consejo de generales le plantean el volver hacia Tarragona. Bien, el siguiente paso es moverse hacia Montblanc y es lo que hacen a lo largo del 23 de febrero. Como Saint-Cyr no tiene duda de las acciones que tomará Reding, el mismo 23 de febrero hace avanzar a parte de la 1ª brigada que tiene en Cabra, de la división Pino, y hacen un reconocimiento, avanzándose y alcanzan la retaguardia de la columna española. Hacen unos cuantos prisioneros y entonces ya saben que han avanzado hacia Montblanc. El siguiente paso es entrar en el Alt Camp. Entonces Saint-Cyr envía órdenes a Souham, para que salga de Valls y tome posiciones en el Mas Clariana, por encima de Valls, acampar allí con sus tropas y envía también un destacamento vigilando la salida del camino del Estret de La Riba, que continua hacia Picamoixons). Este destacamento será una compañía del 1º ligero francés que se instala allí (cerca del cruce del camino de Valls a Picamoixons, con el camino que, procedente de La Riba y Picamoixons, se dirige al Pont de Goi) en un punto que puede controlar la zona.

Marcha española y choque con puestos franceses.
Mientras tanto da órdenes a las tropas de Pino de que no se muevan de las posiciones que ocupan también con esta intención, detener el avance español, vengan de donde vengan. Mientras tanto, el día 24 Reding convoca un consejo de generales en Montblanc para decidir qué han de hacer. Él lo que quiere es llegar a Tarragona, devolver el ejército allí porque Tarragona ha quedado sólo con unos 6.000 hombres de guarnición, pocos efectivos para defenderla. Aparte el tener al grueso del ejército francés de hecho cortándole las comunicaciones. Su intención es ir a buscar la batalla decisiva, Reding lo tiene bastante claro, pero sus generales no lo tienen tan claro. Creen que lo mejor es intentar volver hacia Tarragona intentando evitar este combate. De hecho cuando acaba este consejo, se ha decidido, más o menos, volverse a poner en camino hacia Tarragona, pero por la tarde llega José Joaquín Martí, que lo había mandado a buscar Reding a Tarragona. Este ha llegado por Reus y por el camino de Alcover a La Riba, con lo cual no le han interceptado los franceses. Ha cogido un destacamento del regimiento de infantería de Iliberia que estaba en Reus que lo ha acompañado, y llega por la tarde a Montblanc. Y vuelven a hacer otro consejo de generales. Allí, lo que defiende Martín viendo la situación es coger la artillería y los bagajes y enviarlos hacia Lérida por carreteras. Y la infantería y la caballería desmontados subir hacia la sierra de Prades, siguiéndola por su cresta, por caminos de montaña y llegar más o menos a la altura de Reus, entonces bajar hacia el Camp de Tarragona y llegar a Tarragona. Con lo cual se salva todo el ejército y se concentra en Tarragona, evitando a Saint-Cyr.

Regimiento de Baza (a)
Pero esto no acaba de gustar a Reding y al final lo que se acaba decidiendo es volver hacia Tarragona, pero por la ruta de Picamoixons por el camino que lleva a Constantí, y seguir hacia Tarragona, por la antigua vía romana. No buscar al enemigo pero si nos lo encontramos, ya presentaremos batalla, que de hecho era irlo a buscar, porque se lo acabarían encontrando. Y así a las 19:00 horas el grueso ejército español que está en Montblanc se pone en camino. Nos movemos en unas cifras de 13.600 hombres, prácticamente todos tropas regulares. Reding intenta levantar en armas a los somatenes, pero no le sale bien, son muy pocos los que le acompañan y sólo dos Tercios de miqueletes, el 2º de Tarragona y el 3º de Lérida, en total unos 1.200 hombres. Bien, se ponen en camino todas estas tropas, divididas en tres partes: la vanguardia dirigida por el general Castro, unos 2.100 hombres, con los regimientos de Granaderos Provinciales de Castilla La Nueva, el regimiento de Soria y los Húsares de Granada, después en el centro donde iría Reding con el Estado mayor, el 1er batallón de los Suizos de Reding, el destacamento del regimiento suizo de Betschart, una mezcla del 1er y 2º batallón, después también va un destacamento del regimiento de infantería de Almería, un par de compañías, unos 300 hombres, también el 2º regimiento de Infantería de Saboya, con sus dos primeros batallones, el primer batallón del regimiento de infantería de Baza, y después también los dos Tercios de miqueletes, los dos destacamentos de las Reales Guardia Walonas y las Reales Guardias Españolas, apenas unos 200 hombres cada uno, que eran parte de la guarnición de Barcelona que había huido, el regimiento de infantería de Santa Fe, y el primer batallón del regimiento de infantería de Cazadores de Antequera.  Y también los acompaña la única unidad de caballería con la que cuenta en el centro, que son los Cazadores de Cataluña*, y aparte lo había reforzado con un destacamento del regimiento de caballería de Alcántara, unos 50 hombres, en total unos 175-200 hombres a caballo, y también los acompaña la artillería, son unas 8 piezas, las 6 que había llevado desde Tarragona que pertenecían a una compañía del 1er regimiento de artillería a caballo y las otras 2 que eran las que habían estado en Santes Creus, de una compañía de artillería a pié. Son piezas de artillería de 4 libras, puede que entre las dos de a pié hubiera alguna de 8 libras, pero seguramente serían de 4 libras todas, y un par de obuses de 7 pulgadas. Aparte también hay una pequeña unidad que es la Guardia del General en Jefe, que son una compañía, unos 100 hombres.

Regimiento de Wimpffen (b)
Después tendríamos la retaguardia que la dirige José Joaquín Martí, con el regimiento de caballería de Húsares Españoles, los Granaderos Provinciales de Castilla La Vieja, el regimiento suizo de Wimpffen y el regimiento de infantería Voluntarios de Palma. Alrededor de unos 3.000 hombres. Aparte Reding envía por delante de la vanguardia a un oficial de su Estado mayor, el comandante del regimiento de infantería de Borbón, que es Rafael Gasteras, que toma el mando de las compañías de infantería ligera para llevarlas por delante del contingente para ir reconociendo el terreno. Y bien, todas estas tropas se ponen en camino. Como llevan artillería, llevan los bagajes, la mayoría en mulas pero también en carros, el camino del Estret de La Riba resulta infernal, salen de Montblanc a las 19:00 horas, y cuando son las 5-5:30 horas de la mañana, sólo la mitad de la columna ha pasado por el Pont de Goi. Y estamos hablando de unos 8-10 kilómetros. Las tropas pasan en silencio; se mantiene el silencio, hay calma, van avanzando de noche y comienza a clarear a las 5:30 horas. La vanguardia ya ha pasado por entero, la mitad del centro está pasando y es el momento que aquella compañía francesa del 1º Ligero, escoge para disparar contra la retaguardia española, Hacen un par de descargas, crean mucha confusión, porque con aquella oscuridad no se sabe lo que viene encima y a continuación se retiran hacia las afueras de Valls, donde está Souham, que ha oído los disparos y tocan a generala para que se levanten todos. Lo que hace Reding, después de unos momentos de incertidumbre, es esperar a que acaben de pasar todas las tropas, y como no sabe si lo que está comenzando en ese momento es un ataque en toda regla, hace que las tropas se sitúen en una elevación situada a la derecha del camino que conduce a Tarragona, y se colocan formando una línea. Las tropas españolas van siguiendo el camino que cruza el rio Francolí por el Pont de Goi, y lo que hace es colocar el centro de la columna en esta elevación (el Serradalt), y las alas que se desplieguen por detrás del centro, y lo hace en el extremo derecho y izquierdo del dispositivo español.


DESPLIEGUE DE TROPAS

Su derecha, la antigua vanguardia, que estaría en la zona de la carretera de Valls a Alcover a unos 4 km., rio abajo, y la retaguardia que ahora se convierte en la izquierda, la sitúa detrás de la línea, desde esta fábrica en dirección a Alcover. En el actual Polígono de Alcover se estableció la izquierda española. Tiene tropas también controlando la ladera de las montañas que se elevan entre la salida del Estret de La Riba y las posiciones del flanco izquierdo español, desplega a los miqueletes en la ladera de la montaña y los pocos somatenes que les acompañaban también se colocan allí.

Posiciones iniciales del ejército de Reding, con el centro en Serradalt (Sierra Alta)
y las dos alas y posiciones iniciales de de dos brigadas francesas, Bessières y
Vergès, al mando de Souham (Imagen a partir de Google Earth).


Bertrand Bessières (c)
Este es el camino que siguen las tropas españolas para ascender al Serradalt y suben hasta aquí arriba. Entonces, ¿qué pasa con Souham?. Allí tenemos Valls, aquel campanario que se ve al fondo, es el campanario de Valls. Delante estarían las tropas napoleónicas acampadas. La división Souham, que son unos 7.000 hombres en aquel momento, dividida en dos brigadas, la 1ª brigada dirigida por el general Bertrand Bessières, que es hermano del famoso mariscal Bessières, y la 2ª brigada dirigida por el general Jean-Marie Vergès. En la brigada Bessières tenemos el 1º de infantería ligera (los tres primeros batallones), el 4º batallón del 3º Ligero, y el 24º regimiento de caballería de dragones franceses, y en la otra brigada tendríamos el 42º de Línea (no estaba entero pero casi, como en el caso del 1º Ligero, estaban presentes los tres primeros batallones del regimiento), el 4º batallón del 67º de Línea y el 4º batallón del 112º de Línea. El 4º batallón del 7º de Línea, que había formado parte inicialmente de la división Souham, cuando Saint-Cyr llega a Barcelona lo cede a la división Chabran, que es donde está el resto del regimiento.

Jean-Marie Vergès (d)
Pues bien, estas tropas comienzan a avanzar, la 1ª brigada avanza por el camino de Picamoixons, y avanzan hasta situar una línea, donde está el chalet amarillo, hasta una granja, allí tendríamos la línea que forma la brigada Bessières y se convierte en la derecha napoleónica, y después la brigada Vergès a partir de esta casa siguiendo la orilla del Francolí rio abajo, siguen hacia adelante, hasta un punto que no se ve ahora, el Puig de Gallissà y por allí pasa la autovía, hasta aquella zona de allá, la brigada Vergès desplegada en la otra orilla del Francolí, con una batería de artillería en cada una de las brigadas, un total inicial de 10 piezas de artillería a las que se añadirán 2 más durante la batalla. Es artillería española, piezas recuperadas, porque Saint-Cyr había dejado su artillería en Figueras, confiando que llegando a Barcelona, Duhesme le podría suministrar piezas de artillería de campaña, pero Duhesme había perdido la mayor parte de su artillería de campaña en sus expediciones a Gerona. Entonces lo que hace el general Ruty, que es el general al mando de la de la artillería del 7º Cuerpo de Ejército, es formar las piezas de artillería capturadas en Cardedeu y en Molins de Rei, junta un parque de artillería y reúne así una docena de piezas de artillería de campaña españolas con cañones de 4 y 8 libras y obuses de 7 pulgadas. Despliegan cada una de estas baterías, una en cada brigada, y lo que hace Reding también es desplegar su artillería, a lo largo de la línea, coloca tres baterías: una estaría por debajo de estos arboles, y a la izquierda del camino que hemos subido tendríamos la batería principal con 4 piezas de artillería y más arriba, siguiendo el camino, coloca las otras dos baterías, cada una con 2 piezas de artillería.


Panorámica desde las alturas del Serradalt, con la posición de las tropas francesas. Valls quedaría por detrás del árbol.


Lo que hace Souham, bien, el ve que tiene tropas españolas delante, pero no sabe si tiene a Reding o si sólo es una parte de las tropas y lo atrae aquí para que todo el ejército francés acuda y mientras Reding atraviese la sierra por otro punto. Lo que hace es hacer avanzar las compañías de voltigeurs de infantería ligera de su división hacia las posiciones españolas, para hacer un tanteo y ver qué pasa. Las tropas de Bessières avanzan hacia este territorio, a lo largo de la orilla izquierda del Francolí pero las de Vergès avanzan por la derecha acercándose a lo que es la carretera que conduce a Tarragona, ahora está asfaltada pero es la misma que había. Los campos de cultivo han cambiado: había mucho regadío pero también había viña, sobretodo al otro lado del río, la orilla izquierda cercana a Valls, había viña y cereales, y en menor medida oliveras y algarrobos. Aquí abajo, en la llanura entre el Francolí y la elevación del Serradalt, tendríamos regadío, combinado con viña, viña que tendríamos también arriba en el Serradalt con oliveras y algarrobos. Los avellaneros que ahora ocupan gran parte de la llanura no estaban entonces. El terreno parece impracticable pero se podían mover relativamente bien, el problema es que está muy cortado por bancales, hay muchos márgenes, y hasta Saint-Cyr se queja cuando lo explica. Y después hay rasas o barrancos al otro lado, en la orilla izquierda, que cortan a menudo el campo de batalla pero hay muchos puntos por los que se puede pasar.



INICIO Y DESARROLLO DE LA BATALLA

Bien, se produce este avance general y Souham escribe a Saint-Cyr diciéndole que parece que tiene a Reding aquí delante y pide instrucciones. Ha capturado unos prisioneros en los primeros envites que se producen y por la información que les ha extraído parece que es todo el grueso del ejército de Reding. En esto Reding planta los cañones y comienza a hacer fuego, y además hace avanzar a la infantería ligera, los tercios de miqueletes y todas las compañías de cazadores que tiene. El ejército español al comenzar la guerra no tiene compañías de cazadores, tiene regimientos de infantería ligera, pero ya con el Ejército de Granada que se reestructura a lo largo de septiembre de 1808, organizan un tipo de regimiento similar al francés que de hecho será el modelo que se hará general en el ejército español a lo largo de 1810. Y son regimientos que ya cuentan con una compañías de granaderos y una de cazadores que serían el equivalente a los voltigeurs, el resto son fusileros. De hecho hace avanzar estas compañías de cazadores, que empujan a los franceses; de hecho son más numerosos, también avanza a los Cazadores de Cataluña, rechazan a los franceses al otro lado del rio, cruzan el rio y comienzan a empujarlos a las posiciones de la brigada Bessières.


Posiciones en el 1er periodo de la batalla. Atlas de la Guerra de Independencia. Lámina 12A.©Ministerio de Defensa.

 

Regimiento Reding
Esto anima mucho a Reding y a sus hombres. Decide atacar y hace avanzar el flanco izquierdo, los hace bajar al rio y cruzar el Pont de Goi y él se pone delante de estas tropas. Deja a Martí en el centro, que era quien dirigía el ala izquierda y comienza a avanzar con todas estas tropas hacia la brigada Bessières. Los hace avanzar por todos estos terrenos que tenemos delante hasta por encima de aquellas colinas, el campo de batalla llega hasta allí. Y al mismo tiempo da órdenes a Castro, que coja todo el flanco derecho y avance contra el otro extremo de la línea francesa. La idea parece que es rodearla por ambos lados mientras la infantería ligera la mantiene quieta en el centro. Pero Souham es un veterano y sus hombres también. Mantiene el control de su centro y flanco izquierdo y refuerza la derecha. La derecha frena el ataque de Reding, lo rechaza y comienza a hacerlos retroceder. Reding se encuentra en un momento peligroso, porque se le puede desintegrar toda su ala izquierda, y lo que hace es quedarse con las avanzadas que se están tiroteando, para intentar rehacer la situación y da órdenes a Martí de que comande el resto de la acción. Y esto también indica la confianza que le tenía.  Martí pide más instrucciones pero no recibe más. Así que manda a los suizos de Reding** para darle apoyo, de hecho lo pide el comandante del regimiento que es hermano del general, Nazario Reding, con unos 500 hombres que van a reforzarlo, y después da órdenes de reactivar el ataque del ala derecha y coge la mayor parte de tropas que tiene en la línea del centro y las hace avanzar contra las posiciones francesas del centro. Forma dos grandes columnas, sólo deja un batallón y medio para reforzar la línea y proteger la artillería y como última reserva; los hace avanzar hacia dos puntos: la primera columna avanza por debajo del campanario, veis que se ven dos tejados y a su derecha se ve otra blanca: allí hay un vado, uno de los pasos del Francolí, hacia allí va una de las columnas, y la otra columna avanza hacia el otro paso que está por aquella zona donde se ven más pinos en la parte baja, pasado el campo de cereales, que también hay pinos, allí está el otro vado, por donde va la segunda columna. Todos estos regimientos refuerzan la infantería ligera que a su vez intenta cruzar el rio en diferentes puntos, mientras Souham se encuentra con un ataque general en todo el frente, y lo que hace es recuperar a los refuerzos que había enviado a Bessières, éste afloja la persecución, y entonces es el turno de Reding que comienza a empujar asimismo a Bessières de nuevo hacia aquella posición, donde está la línea del chalet amarillo. Y ahora volvemos abajo que iremos a buscar las posiciones francesas de Souham.


La zona donde se situaba el puesto de mando de Souham en el Balç de Granja (foto izquierda), a unos 1.500 m aproximadamente del centro español en el Serradalt, que apenas se distingue al fondo. En la foto del centro, en la parte trasera opuesta de la foto izquierda distinguimos la Granja de Doldellops, y una imagen ampliada de la misma con más detalle (foto derecha).


Souham seguramente estaba en esta zona de aquí en lo alto del Balç de Granja, un punto donde se domina el campo de batalla, aquí hay un saliente desde donde se domina, Se ve el polígono de Alcover, donde estaba el ala izquierda española. En aquel momento en las posiciones del ala izquierda española no había nadie, porque estaban luchando todos aquí abajo, mientras que por donde estan aquellas montañitas de casas, está la derecha española. Bien, aquí detrás tenemos la  Granja de Doldellops, allá al fondo, una granja cisterciense del siglo XII, aquí detrás tenemos las posiciones de la brigada Bessières, la casa amarilla, al fondo la granja, y por delante las tropas españolas atacando. Pasan las horas, y Souham que ha informado a Saint-Cyr de que lo estaban atacando, y que tenía a Reding delante, no ve que en ningún momento se le acerque ningún soldado italiano, no llegan las tropas de Saint-Cyr y está preocupado.

Los caminos de tierra paralelos al rio Francolí, estrechos
 y muy cortados por bancales,  dificultando  la
evolución de las columnas de soldados.
Saint-Cyr había recibido al oficial de Souham con las instrucciones. Inmediatamente había enviado órdenes al general Pino para que enviara órdenes a sus generales de brigada, a Fontane para que concentrase a su brigada en el Pla de Santa Maria y a Mazzuchelli para que concentrara a los suyos en Cabra del Campo, se unieran todos en el Pla y se dirigieran hacia Valls, para llegar lo más rápidamente posible.

De hecho como los que estaban en el Pla ya oían el sonido de la artillería, ya se habían comenzado a preparar. La brigada Fontane se concentra pero la brigada Mazzuchelli no aparece.  Pasa el rato, se empiezan a preocupar y envían un oficial a Cabra del Campo. Éste llega y ve que la brigada está desplegada pero sin prepararse para marchar. ¿Qué había pasado?

Resulta que había habido un error a la hora de interpretar las órdenes. Si os acordáis el día anterior, el 24, Saint-Cyr había enviado órdenes a Souham y a Pino de que sus tropas estuvieran quietas donde estaban para esperar la llegada del ejército de Reding y concentrarse en aquel punto de llegada. Él había enviado estas órdenes, pero por alguna extraña razón, Mazzuchelli recibió primero la orden de Saint-Cyr de preparar las tropas y salir directos hacia El Pla. Él se prepara, se pone en camino y cuando está a medio camino, recibe una contraorden, que es la orden más antigua, que es la orden de mantener las posiciones. ¿Qué hace? Él la da por buena, da media vuelta a la marcha, vuelve a las posiciones iniciales y allí espera. Aclarado el malentendido, han perdido 2 horas o más de tiempo, por lo que organizará la brigada y se pondrá en camino añadiéndose más tarde al resto de tropas. Saint-Cyr sale rápidamente con su Estado mayor, se le añaden los dragones Napoleón que estaban en el Alió y se ponen en camino hacia Valls, detrás viene la brigada Fontane y cuando pueda se añadirá la brigada Mazzuchelli.

Uniforme de dragón
Napoleón (f)
De hecho en este punto Souham estaba sufriendo de verdad, porque las tropas españolas lo estaban presionando mucho, haciéndole gastar las municiones, todas las posiciones avanzadas ya las había perdido, estaba manteniendo esta línea de aquí, y luchando por estas colinas y los vados del rio iban cambiando de manos constantemente, los heridos se le están yendo hacia el principal hospital en Valls. Las tropas que están en Valls, destacamentos auxiliares como el tren de artillería, intendencia, los equipos sanitarios y un pequeño destacamento de infantería para protegerlo se van dando cuenta que cada vez hay más gente en la población y con no buenas intenciones. Y se temen que como van llegando heridos y la batalla puede que la estén perdiendo, a la que venga todo el resto de contingente derrotado, quizás podría haber represalias de los lugareños. De hecho temían por sus vidas todos los franceses que estaban en Valls, hasta el momento que aparecen los dragones Napoleón, con Saint-Cyr. Antonio Lisoni, que es un oficial de los dragones Napoleón lo explica en sus memorias y que parecía que hubieran ganado la batalla, dando vivas a los italianos, y que al mismo tiempo que había esta exaltación por parte de los franceses, veía a los vecinos como les cambiaba la cara.

Los dragones Napoleón llegaron a Valls hacia las 12-12:15 h del mediodía y lo que hacen es enviar un escuadrón para reforzar la izquierda de la línea francesa y los otros dos escuadrones se dirigen aquí, en la zona de unión de las brigadas Bessières i Vergès, para reforzar el centro, y con ellos llega Saint-Cyr. Y Saint-Cyr se coloca por aquí arriba y observa el terreno y un oficial herido del 42º de Línea francés, el teniente Jolyet, al que habían herido cerca de uno de los vados, lo ve y observa que aquel se da cuenta de este claro.



Punto donde se encontraba Saint-Cyr con el Serradalt al fondo a la derecha. A su izquierda estaba la artillería francesa.


GouvionSaint-Cyr se da cuenta que Reding ha formado su ejército en dos líneas poco profundas en el Serradalt y él percibe, en un momento, la agilidad mental de Saint-Cyr y su facilidad para, viendo el panorama, encontrar la solución. Reding había desplegado dos líneas muy estrechas, de hecho las líneas del flaco izquierdo y derecho formaban como una especie de 2ª línea, más retrasada, que era muy estrecho y que confiaba en aquel terreno para poder aguantar hasta la noche y retroceder. Pero no le daría tiempo, lo embestiría por el centro y lo derrotaría. De hecho lo explica cuando llega el mismo Saint-Cyr, pero no lo podía decir entonces, lo diría más tarde. Probablemente el oficial, herido, confundiría el momento. Pero seguramente vio la escena, o una escena similar, en un momento más anterior, pero más o menos captó eso.

Regimiento Santa Fe.(g)
Al cabo de unos tres cuartos de hora, llegó la brigada Fontane y se repartiría en los dos extremos de la línea francesa. Mientras tanto, Reding se replanteaba la situación. Está llegando la brigada Fontane, los españoles notan que llegan refuerzos, donde hay aquellos árboles al fondo, hay uno de los vados, es el vado del Molí Nou, y bien, aquí al fondo vemos perfectamente el Serradalt, el Pont de Goi, el molino, más al fondo se ven unas ruinas, aquello es el molino de Alcover, es el siguiente molino que hay rio arriba y es el único punto donde se puede cruzar hacia el Serradalt en esta zona del rio, aparte de lo que es la carretera de Alcover a Montblanc,que está allá al fondo de todo, que vemos la línea del AVE, hay un talud y por abajo está esta carretera. Y al fondo, por detrás del Serradalt también se ve el polígono de Alcover, unos edificios blancos. Bien, pues aquí tendríamos toda la línea central española, por aquí arriba viniendo, tiene el extremo a la altura donde está el molino de Alcover y va bajando siguiendo la cresta de la colina. Siguiendo adelante hasta más allá de estos dos cipreses, que se ven allí, más o menos es por donde pasa la carretera de Alcover y un poco más allá aún seguiría esta línea.

Y bien, Saint-Cyr los ve aquí delante, este es el momento que seguramente captó Jolyet, de hecho el momento que capta correspondería al final del movimiento de retroceso de las tropas españolas a las posiciones que ocupaban inicialmente en el Serradalt. Lo que hace Reding, viendo que están reforzándose los franceses, es consultar con Martí que es lo que habían de hacer. Martí le dice que han de marchar de allí rápidamente: la batalla ya no se puede ganar de ninguna manera, salgamos hacia Tarragona como sea. Pero primero hagamos retroceder a las tropas y volvamos a colocarlas en línea. Organizan el movimiento de retroceso y según los testimonios napoleónicos lo hicieron muy bien, normalmente es un momento muy peligroso, que se puede convertir en un desastre: lo que hace es aumentar la presión sobre todo el centro francés y hacer retroceder el ala que tenía luchando aquí. La otra ala de hecho la tiene alineada con su centro. Y que pasen el rio, de esta manera Bessières no puede reforzarse para perseguirlos. Una vez han pasado el rio, todos estos regimientos van retrocediendo, dejando una pantalla de infantería ligera, que se irá tiroteando con la infantería ligera francesa del otro lado del rio. Y todos los regimientos vuelven a ocupar las posiciones que tenían al comienzo de la batalla. De hecho se despliegan allí arriba, las alas vuelven a estar en sus lugares, más retrasadas, y tendríamos la artillería, subiendo por aquel camino del Serradalt donde hemos subido, hay un chalet amarillo allí mismo, hacia la izquierda de este chalet, hay unos pinos, allí más o menos estaría la principal batería de artillería española, 4 piezas de artillería, seguramente es donde estarían los dos obuses. La siguiente batería de artillería la tendríamos antes de llegar a aquel bosque, donde se acaba la urbanización, allí habría dos cañones, y pasado el bosque, tendríamos la siguiente batería, que era la última, con dos cañones más. Y desde allá se tiroteaban con las baterías de aquí. De hecho están al máximo del alcance. Los proyectiles llegan, de hecho se han encontrado, pero claro cuando combaten abajo es otra historia. La artillería francesa también está al máximo alcance, pero sus proyectiles también llegan allí.

Gómez de Arteche, que escribe la primera gran historia de la Guerra de Independencia, cuando él habla de la batalla de Valls, dice que cuando Saint-Cyr llega aquí, explica que él ha concentrado toda su artillería aquí arriba, en el Balç de la Granja. Ahora dispone de 12 piezas de artillería, las tiene todas concentradas aquí. Los españoles los tiene delante, y él lo que quiere es no molestarlos, no darles motivos para que se retiren, porque quiere ganar tiempo porque quiere concentrar todo su ejército para lanzar el ataque general. Y no los quiere molestar de ninguna manera, y una manera es no disparar la artillería. El oficial que la manda no lo acaba de entender esto, y comienza a disparar, hasta que al cuarto disparo, Saint-Cyr le envía un oficial para callar los cañones. Y la artillería calla. Gómez de Arteche decía que esta anécdota era una falacia, que era un invento que desde este punto la artillería francesa no podía llegar allí, que era una excusa. Pero de hecho allí arriba se han encontrado proyectiles, y se habían disparado desde aquí.

El general García Conde
Bien, Saint-Cyr lo que planifica es un ataque general. Está esperando que llegue la brigada Mazzuchelli, y no le llega hasta las 3 de la tarde. Mientras tanto, Reding vuelva a hablar con Martí para ver qué tenían que hacer, cuando ya tiene a todos los hombres ubicados allí. Martí le reitera que han de salir de allí. Recomienda ir retrocediendo las alas, reforzando sobre la derecha que nos proteja, ir retrocediendo escalonadamente en dirección hacia Tarragona, colocando el máximo de caballería en la retaguardia para protegerlos y al mismo tiempo que salga una columna de tropas desde Tarragona, de unos 3.000 hombres, que vaya avanzando del camino de Valls a Tarragona, y que se coloque a la espalda de Saint-Cyr, para que éste no pueda enviar sus efectivos contra el ejército de Reding cuando se esté retirando, teniendo enemigos a su espalda. Es una columna que no es una columna de refuerzo, de ninguna manera, lo que pasa es que la gente correrá el rumor de que había de ser una columna de refuerzo, tanto entre militares que lo escuchan como entre la población civil a la hora de justificar la derrota. A las 14:00 h. de la tarde, Reding decide enviar a Martí a Tarragona, para que tome el mando de aquella columna. También envía a uno de sus coroneles a Constantí para preparar el recibimiento del ejército, para acumular víveres, y espera salir cuando la tropa hubiera descansado, porque llevaban desde el día anterior moviéndose y luchando. Martí marcha, deja el mando del centro que comandaba a Jaime García Conde, que era el Mayor general de infantería, y que sería después el defensor de Lérida, durante su asedio. Reding lo que quiere hacer es esperar. Él calcula que aquella columna no llegará hasta las 5 ó 6 de la tarde, y ya será oscuro. Y será el momento para retroceder, porque aunque le ataquen será en terreno desconocido completamente para los napoleónicos y a oscuras. Esperar y aguantar, mientras Martí hace su camino.



- - - o - - -


(*) - Era una unidad de nueva formación creada durante los primeros meses de la guerra*, en Tarragona y Lérida en agosto de 1808, en total son unos 170 hombres, en parte con tropas procedentes sobretodo del regimiento de caballería de Borbón, que estaba prisionero en Barcelona y que se habían incorporado tras haber huido. También operaron en la zona del Llobregat en Barcelona. A finales de 1809 sus escuadrones son transferidos al Regimiento de Alcántara.

(*) - En el ejército español, había, en 1808, seis regimientos suizos en virtud de un tratado firmado, cuatro años antes, entre los dos países. En Andalucía eran dos regimientos Reding, uno del lado francés al mando de Carlos Reding, que se había pasado al ejército galo, quizá atraído por el prestigio de este y mejores oportunidades y por otro lado, estaba el regimiento de Nazario Reding, del lado español. Los dos eran hermanos del que fuera Gobernador Militar y Corregidor Político de Málaga, Teodoro Reding, artífice de la primera victoria en la Batalla de Bailén.(2)


_______________________________________________________________________________________

Fuentes

(1) -"La batalla del Pont de Goi (Valls, 25 de febrer del 1809) - Francesc Murillo Galimany, Col·lecció Biblioteca d'Estudis Vallencs, 2008
(2) - Díptico. http://www.juntadeandalucia.es/cultura/archivos_html/sites/default/contenidos/archivos/ahpgranada/documentos/Documento_del_Mes._Texto._Febrero2012._A.pdf
(3) - http://historiareimilitaris.com/index.php/secciones/contemporanea/702-caballeria
(4) - "La batalla de Valls" - Albert Raúl Esteban Ribas
(5) - "Uniformes militares españoles. El ejército y la armada en 1808" - Jose Mª Bueno Carrera, Málaga, 1982

Imágenes

(a) - "Uniformes españoles de la Guerra de Independencia" - Jose Mª Bueno Carrera, Aldaba Militaria, 1989
(b) - "Uniformes españoles de la Guerra de Independencia" - Jose Mª Bueno Carrera, Aldaba Militaria, 1989
(c) - Bertrand Bessieres - By Unknown (French art) - roglo.eu ; napoleon-monuments.eu, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=17895079
(d) - http://lesapn.forumactif.fr/t5477-vergez-jean-marie-general-de-brigade
(e) -  "Uniformes españoles de la Guerra de Independencia" - Jose Mª Bueno Carrera, Aldaba Militaria, 1989
(f) - Dragon Napoleón, por Jean Pierre Perconte - Foros Facebook. 18740174_2074947769399123_1719054961100051407_n
(g) -  "Uniformes españoles de la Guerra de Independencia" - Jose Mª Bueno Carrera, Aldaba Militaria, 1989
(h) - http://www.memoriademadrid.es/doc_anexos/Workflow/0/11823/bhm_b_3760_0025.jpg

sábado, 8 de julio de 2017

La Batalla de Valls. 25-02-1809 (I). Antecedentes, estrategias y movimientos previos

El Pont de Goi, atravesado por los dragones Napoleón. (a)
Esta semana os traemos la primera entrada de la trilogía que dedicaremos a la batalla de Valls, que se libró entre tropas españolas y franco-italianas, con el consabido resultado de la derrota de las armas españolas. Como parte de nuestras entradas, y de hecho como novedad, incluiremos la descripción de la visita al campo de batalla -junto con los amigos Jaume y Amadeo- en la que tuvimos el lujo de contar con la guía y detalladas explicaciones de Francesc Murillo Galimany, autor del libro "La batalla del Pont de Goi (Valls, 25 de febrer del 1809)". El poder visitar y recorrer in situ el campo de batalla nos dio una nueva  perspectiva, diferente y enriquecedora, de lo que aconteció aquel 25 de febrero de hace ya doscientos ocho años, y que esperamos poder narrároslo con el mismo entusiasmo y detalle con que nos lo contó Francesc Murillo, con cuyas palabras iniciamos la jornada y la primera de nuestras tres partes:      

"De hecho en el Camp de Tarragona y por estos alrededores se conoce como la batalla del Pont de Goi, a pesar que su nombre oficial es el de Batalla de Valls; el nombre del Puente empequeñece la acción, que realmente es muy amplia que va desde las vertientes de estas montañas que son las estribaciones de la Sierra de Prades, hasta 5 km rio abajo, más allá de lo que sería el antiguo camino de Valls a Alcover, y con una anchura de unos escasos 4 km; visitamos un campo de batalla muy amplio. Y bien, aquí la tradición decía, por lo que recordaba la gente y que se había ido perpetuando durante el siglo XIX, que había sido un combate de poca entidad entre los vecinos de Valls y unas tropas francesas que aparecieron por aquí. Cuando realmente aquí lucharon prácticamente unos 30.000 hombres, entre los dos ejércitos, formados por tropas regulares la gran mayoría. De hecho, juntamente con la Batalla de Vic, no hay otra batalla de esta entidad en la Guerra del Francés, en Cataluña. Y a nivel de lo que es el Campo de Tarragona es el gran hecho de armas que tenemos aquí junto con el asedio de Tarragona del año 1811".


Centenario de la batalla del Pont de Goi (Goy)*. Misa de Campaña. Foto: E. Castells. (b)


ANTECEDENTES 

El general Philibert Duhesme (c)
A nivel internacional nos encontramos una Europa occidental inmersa en el Sistema Continental establecido por el Emperador Napoleón en 1806 para tratar de ahogar a Inglaterra económicamente y con el águila francesa cubriendo con sus alas y dominando con sus garras la mayoría de los territorios que la conformaban. España (aliada de Francia desde 1796) por el tratado de Fontainebleau, en 1807, permite la entrada en España de un ejército napoleónico que, junto a tropas españolas, invade y ocupa Portugal. Estas tropas dejan guarniciones en diversas ciudades estratégicas del norte de España. Las intenciones del Emperador (ya claras a finales de 1807) son las de destronar la Casa de Borbón y sustituirla en el trono de España por un miembro de su familia, más el provecho que saca en este sentido de las intrigas y acciones del príncipe Fernando en sus intentos de hacerse con la corona. Mientras, siguen entrando tropas napoleónicas (que siguen siendo consideradas aliadas), entre ellas, el Cuerpo de Observación de los Pirineos Orientales, bajo el mando del general Duhesme, que a finales de febrero de 1808 tenía bajo su control las fortificaciones de Barcelona (a las que poco después añadiría el castillo de San Fernando de Figueras, la gran fortaleza fronteriza con Francia).

Partidarios de Fernando asaltan la
residencia de Godoy en Aranjuez
el 17 de marzo de 1808. (d)
El Motín de Aranjuez, en marzo de 1808, provoca la caída del primer ministro Manuel Godoy y la abdicación de Carlos IV en la persona de su hijo primogénito, Fernando, que se convierte en Fernando VII. Napoleón se aprovecha de la situación y atrae a la familia real a Bayona, dónde consigue que Fernando VII y Carlos IV renuncien a su derecho a la corona española a favor del Emperador, que la  cede a su hermano mayor José, que el 6 de mayo se convertirá en José I. El 2 de mayo el pueblo de Madrid se levanta contra los franceses ante la marcha de los últimos miembros de la familia real. La sublevación es brutalmente sofocada por el gran número de tropas napoleónicas concentradas en Madrid y sus alrededores.

Y a partir de aquella fecha las diferentes regiones que no estaban controladas por guarniciones napoleónicas, se irán levantando contra aquel ejército, contra José I y a menudo también contra las autoridades de la antigua administración borbónica, que consideraban partidarias del nuevo rey. Lentamente, se irán formando Juntas supremas provinciales en cada reino o región, que asumirán la administración y gobierno del territorio y la dirección de la lucha contra los franceses. El 25 de setiembre de 1808 tendrá lugar la constitución de la Junta Suprema Gobernativa del Reino, que gobernará en nombre de Fernando VII, en contacto con las juntas de cada territorio y asegurará un poder centralizado. Paralelamente se formarán ejércitos en base a las unidades regulares existentes en cada región y a la creación de un elevado número de unidades formadas por voluntarios y reclutas inexpertos.

Por lo que respecta a Cataluña, a principios de junio se generaliza el levantamiento del territorio que no está controlado por las tropas de Duhesme, sobretodo a partir de la primera batalla del Bruc, el 6 de junio, cuando los somatenes (vecinos armados) de los pueblos de la zona, junto a un reducido destacamento de soldados suizos, derrotan una columna que Duhesme había enviado hacia Manresa, para castigar aquella población que se había sublevado. Tras esta derrota, Duhesme hará retroceder otra columna que había enviado a Tarragona y se encerrará en Barcelona, mientras los somatenes se establecen en la sierra y forman una línea en el rio Llobregat (la denominada Línea del Llobregat**). Esta acción militar, junto a la segunda batalla del Bruc, el 14 de junio, que termina con otra derrota napoleónica, provocará un levantamiento generalizado en Cataluña, y la constitución en Lleida de la Junta Suprema del Principado de Cataluña. Inicialmente, la falta de tropas regulares (la mayor parte de las tropas existentes en Cataluña quedaron prisioneras en Barcelona, prácticamente solo se podía contar con el regimiento de infantería suizo de Wimpffen, en Tarragona, el de infantería irlandesa de Ultonia, en Girona, y diversos destacamentos del cuerpo de artillería, además de los soldados y oficiales que conseguían fugarse de Barcelona), provocó que el peso de la lucha contra los napoleónicos recayera sobretodo en los somatenes, poco fiables cuando se alejaban de su comarca.

El General Reille (e)
El levantamiento del Ampurdán y de Girona, cortó la comunicación por tierra entre Barcelona y Francia, y los dos intentos de Duhesme de tomar Girona aquel verano terminaron en un fracaso. Duhesme recibió el apoyo de la división Reille, que se estableció en Figueres con el grueso de sus efectivos (mientras el resto, mal equipados, quedaron acuartelados en Perpignan), pero no fue suficiente para tomar Girona ni abrir las comunicaciones con Francia. Duhesme se vio obligado a encerrarse en Barcelona, controlando tan solo las poblaciones de los alrededores de la ciudad, mientras Reille se mantenía en Figueres.

Poco a poco en Cataluña se va formando un ejército, en base a los regimiento que ya se encontraban inicialmente en Cataluña, también parte de la guarnición de Barcelona que huye y consigue unirse a este ejército que se está creando y después la junta del Principado crea 40 tercios de miqueletes (una tropa reglada de soldados catalanes, cada población tenía que aportar un número determinado, pero de hecho se mueven a medio camino entre la tropa regular y el somatén). De esta manera crean estos 40 tercios, con lo que ya tendríamos un “ejército regular”. Al final sólo acaban creándose 20 (en realidad fueron 28 los que se crearon) tercios que tampoco están completos en sus efectivos. En esta zona (la del Camp de Tarragona) sólo se crean dos que son el 1er y 2º tercio de miqueletes de Tarragona, que se van creando a lo largo de los últimos meses de 1808 y se incorporan rápidamente a estas tropas regulares que controlan la zona del Llobregat.

El rey José I  (f)
En el resto de la Península, el 14 de julio el mariscal Bessières derrota al ejército de Castilla y de Galicia en Medina del Río Seco, lo que elimina todo el peligro que había en el norte peninsular, pero el ejército de Dupont que era el ejército que se dirigía al Sur acaba siendo derrotado en la batalla de Bailen. Derrotado y aún peor, capturado al completo, que no era una cosa habitual. La capitulación incluye incluso a tropas que no estaban combatiendo. Por lo cual José I, que hace muy poco que ha llegado a Madrid, se encuentra con que al sur de Madrid prácticamente no quedan tropas y tiene todo un ejército español que, a pesar de la leyenda, está formado sobretodo por tropas regulares, completadas con civiles, pero sobretodo tropas regulares, que está subiendo hacia Madrid. Aparte los ingleses han desembarcado en Portugal y el ejército francés que se encontraba en Portugal cae derrotado en la batalla de Vimiero y también capturado, aunque logran pactar con los ingleses su vuelta a Francia. En cambio aquí (en Bailen) también se pacta devolverlos, pero no acaba de funcionar dicho pacto y la verdad es que acaba muy mal para los prisioneros franceses. José I se encuentra con que le están desapareciendo todas las tropas que tenía al sur de Madrid y que la única opción que le queda es retroceder a la otra orilla del Ebro. Retrocede con todo su ejército, abandona todas las posiciones avanzadas y se establece en la orilla izquierda del Ebro, y allí se queda. Los españoles, eufóricos, llegan prácticamente hasta el Ebro.

Mientras tanto, Duhesme está aislado en Barcelona, porque el ejército que se está creando en Cataluña, comienza a recibir refuerzos de las Islas Baleares, sobretodo de la guarnición de Menorca, y con las tropas de línea llegan el regimiento de Granada, el regimiento de infantería de Soria, el de Borbón, también llega el 2º de Voluntarios de Cataluña, para reforzar la guarnición de Gerona, llega también el 2º de Voluntarios de Aragón, para reforzar Zaragoza, y van llegando tropas que no sólo refuerzan el ejército de Cataluña sino a los otros ejércitos.

Napoleón ve que se le ha desmontado todo. Napoleón está al norte de Europa: acababa de derrotar a los prusianos y a los rusos, y está pendiente de Austria porque le da la sensación de que se quieren volver a levantar contra él. Entonces Napoleón pacta con el Zar una paz y una alianza y al mismo tiempo mantener quietos a los austriacos. Cuando esto lo tiene atado, ya puede coger al grueso de su ejército, la Grande Armée, y dirigirlo hacia la Península Ibérica. Coge 100.000 hombres que se unen a las tropas que ya tenía en España y entran en España en noviembre.

______________________________________________________________________________________

PORQUE NAPOLEÓN ENTRA PRECISAMENTE POR BAYONA?

Su base principal de operaciones es Bayona, y de hecho el territorio de Cataluña lo deja a un lado. Destina a Laurent Gouvion Saint-Cyr uno de sus mejores generales en este caso para controlar el territorio de Cataluña y sobretodo porque su intención es eliminar a todos esos ejércitos que se le han plantado delante. Quiere liquidar directamente todo el ejército que se ha reunido delante de Zaragoza, que es el que avanzará hacia Tudela y que caerá allí. Y después… su ejército avanza desplegado, diferentes mariscales, diferentes cuerpos de ejército y es un abanico que irá eliminándolo todo y él se mueve directamente hacia Madrid. Prácticamente en un mes acaba con todo, unas derrotas impresionantes. Ese lado de España le preocupaba más, es donde estaban todos los ejércitos y obviamente también los ingleses. Aparte Cataluña es una región más montañosa que de hecho quedaba un poco más separada del resto.
_____________________________________________________________________________________

Napoleón comienza a derrotar a todos los ejércitos que se encuentra por delante, libera Madrid, hace huir a los ingleses hacia La Coruña que se acabarán embarcando finalmente. Y de hecho él, que tenía razón con Austria, sale rápidamente de España porque los austriacos ya se le están rebelando. No volverá nunca a la Península. Pero sus generales acabaran prácticamente limpiando todo el territorio desde Madrid hacia el Norte.


LA ESTRATEGIA FRANCESA EN CATALUÑA

Gouvion Sant-Cyr (g)
A su flanco izquierdo más alejado, Cataluña, destina a uno de sus mejores generales, Laurent Gouvion Saint-Cyr, un general no muy apreciado por el resto de generales, sobretodo los que mandaban cuerpos de ejército, porque era un hombre muy austero, poco dado a celebraciones, pero que también era un hombre muy eficaz y muy eficiente. Como la gran mayoría de aquellos generales, había entrado de voluntario con las guerras de la Revolución, y en un par de años había pasado de voluntario a general. Sus colegas le definían como “El buho”, porque no les caía nada bien. De hecho Napoleón tampoco lo tragaba mucho. Gouvion Saint-Cyr era de ideología republicana y el tema del Imperio no le iba mucho. Todo esto se ve en el hecho que a diferencia de otros, que ascienden a mariscal del Imperio relativamente pronto, Saint-Cyr no lo será hasta los méritos obtenidos en Rusia, en 1812. Napoleón lo intenta compensar nombrándolo Mayor General de los coraceros, pero son cargos que a él le vendrán cortos. También lo hará conde del Imperio, pero como que tampoco… Lo tiene destinado entonces con un cargo poco importante, digamos que era el comandante de las tropas estacionadas en el campo de Boulogne, tropas que en teoría habían de invadir Inglaterra. Pero aquello ya había pasado a la historia y estaban aún allí acampadas. Lo manda llamar en agosto de 1808, con la intención de ponerlo al mando del cuerpo de ejército que se está formando para entrar en Cataluña, para reforzar las tropas de Duhesme. Estará formado por tropas procedentes del Reino de Italia, con tropas francesas como tropas propiamente italianas. De Italia, aparte de toda una serie de Departamentos que pasan directos a Francia, la parte norte se convierte en el Reino de Italia, del que Napoleón es rey, y la parte sur es el reino de Nápoles.

El General Joseph Souham (h)
Enviaran dos divisiones de tropas hacia Perpignan, que será el punto de concentración. Las instrucciones que recibe Gouvion Saint-Cyr son las de conservar Barcelona, como sea, liberar Figueras, evidentemente, intentar tomar Gerona y, si puede, intentar controlar Cataluña. Las tropas que se concentran en Perpignan a lo largo de aquel otoño serán la division Souham, formada por tropas francesas, con dos regimientos al completo, prácticamente. Tenemos el 1º Ligero, francés (3 batallones), el 42º de Línea, también francés, (3 batallones) y después un Regimiento Provisional formado por cuartos batallones, que tienen tropas veteranas pero tienen más reclutas; el 4º batallón del 3º Ligero, francés, el 4º batallón del 67º de Línea, francés, el 4º batallón del 112º de Línea, francés, que está formado por belgas, Bélgica en gran parte ha pasado a formar parte de Francia, y después también, inicialmente, el 4º batallón del 7º de Línea, francés; aparte un regimiento de caballería que es el 24º de dragones franceses, que es una unidad veterana y bastante buena, con sus tres primeros escuadrones.

El General Pino (i)
La división Pino, que está formada por tropas del Reino de Italia, confiables, prácticamente tan fiables como las tropas francesas, a diferencia de los napolitanos, que son otra historia. Está formada por el 1º Ligero (3 batallones), italiano, el 2º Ligero (3 batallones), italiano, el 4º de Línea (3 batallones), italiano, el 6º de Línea (3 batallones), italiano, éste se añadirá un poco más adelante y después el 7º de Línea italiano con 1 batallón, y dos regimientos de caballería, los dragones Napoleón (3 escuadrones) y el 1º de Cazadores Reales italianos (3 escuadrones).

Aparte destacamentos de artillería y del cuerpo de ingenieros, y todo un tren de artillería con tropas del parque de artillería que conformaban un ejército bastante potente, a la que se le añade otra división formada apresuradamente que es la división Chabot, con un regimiento napolitano, poco fiable, y un batallón de cazadores de montaña, que sería el equivalente a los miqueletes de la Cataluña norte que es aún menos fiable. En esta unidad entran 900 soldados en Cataluña en noviembre y a principios de enero ya habían desertado 500 hombres. Esta división era muy floja, cerca de unos 2.000 hombres apenas.


Operaciones militares del 7º Cuerpo de Ejército al mando de Gouvion Saint-Cyr desde su entrada en la frontera.


Parte de las tropas que manda Gouvion Saint-Cyr entran en Cataluña en septiembre para liberar Figueras y mantener las comunicaciones y a principios de noviembre entran el resto de tropas. El primer objetivo que se fija Saint-Cyr es tomar la fortaleza de Rosas, porque juntamente con Figueras son la llave de la frontera y aparte Rosas es la bahía que está aprovechando la flota británica que tiene todo el control de la costa. Barcelona tiene graves problemas de aprovisionamiento, porque no pueden salir a las afueras porque sólo controlan las poblaciones de los alrededores y no pueden recibir nada de Francia porque los caminos están interceptados y la costa también lo está por la flota británica.


LA ESTRATEGIA ESPAÑOLA

El general Reding (j)
Mientras entran estas tropas, en Cataluña, el ejército español se había ido reforzando. La Junta Suprema Central tiene noticias de la concentración de este ejército en Perpignan y lo que hace es enviar tropa hacia Cataluña para reforzar el ejército que se está formando: envía una división de tropas de Granada bajo las órdenes del general Teodoro Reding, son todo regimientos, excepto el 1er batallón del regimiento suizo de Reding, de nueva formación, pero con un elevado porcentaje de soldados veteranos y la mayoría habían combatido en Bailén. También envía las tropas que habían sido capturadas en Portugal por los franceses, aquel ejército expedicionario que había entrado allí, los ingleses lo liberan, embarcan y lo desembarcan en San Carlos de la Rápita, a finales de octubre. También llega una división de tropas desde Aragón, la división Lazán, formada por soldados que son prácticamente reclutas, son unos 4.000 hombres, inicialmente mal armados, llegan a Cataluña en septiembre, y están apenas un mes equipándolos e instruyéndolos. Después también llegan tropas desde Valencia, llega el 2º regimiento de Saboya, desde las Baleares llegan más tropas, el regimiento de Voluntarios de Palma, que era una unidad que se había formado en las islas, y en octubre también llega el regimiento de caballería de los Húsares Españoles que estaba en Mallorca, y de hecho finalmente el ejército español puede contar con caballería, y poder emprender operaciones importantes alrededor de Barcelona, cuya falta se lo había impedido hasta entonces.

Batalla de Cardedeu. (k)
Todo lleva a que el nuevo comandante en jefe, el general Vives, intente montar un asedio de Barcelona, a principios de noviembre: conquista algunas poblaciones próximas y va estableciendo una línea de circunvalación. Mientras tanto Saint-Cyr asedia Rosas que cae a principios de diciembre y a continuación se pone en marcha hacia Barcelona, con el grueso de su ejército. Deja la artillería porque ha de ir por los caminos interiores que son intransitables. Se pone en camino y Vives reacciona muy tarde. Primero piensa que atacará en Gerona, pero no es así. Gouvion Saint-Cyr hace un primer movimiento y comienza a avanzar hacia Hostalric y hacia el sur, avanzando por en medio de la depresión prelitoral. Vives envía a Reding con parte de las tropas hacia la dirección de Cardedeu, de Llinars-Cardedeu, y después se desplaza él, en total unos 8.500 hombres. Y el 16 de diciembre topan con la vanguardia napoleónica: hay un combate que es la Batalla de Cardedeu, que acaba siendo una derrota española, porque al final, después de unos problemas iniciales que tienen los napoleónicos, acaban reventando la línea española y siguen hacia Barcelona. De hecho Saint-Cyr tiene mucha prisa y no se entretiene mucho en hacer prisioneros, ni a capturar gente. Las tropas españolas al recibir la noticia de esta derrota, levantan el asedio de Barcelona, y se instalan en la orilla opuesta del Llobregat. Saint-Cyr entra en Barcelona y el día 21 de diciembre ataca la Línea del Llobregat. Lo hace con un movimiento de flanqueo y es una derrota absoluta española, aunque no le acaba de salir bien este movimiento de flanqueo y pueden huir la mayor parte de las tropas españolas.

Con la caída de Molins de Rei, cae toda la artillería de campaña que tenía el ejército español allí desplegada y prácticamente cae todo el Panadés. Al día siguiente las tropas napoleónicas llegan ante las puertas de Tarragona. Todo esto provoca que este ejército que se las daba de vencedor, huya y hay tropas que retroceden llegando hasta Tortosa. La Junta Superior del Principado que estaba en Tarragona se va hasta Tortosa. Bien, es un desastre. En Tarragona hay un estallido de ira popular que depone a Vives, pone a Reding como comandante en jefe***, mientras mucha gente huye en barcos. Tarragona y las poblaciones del Campo de Tarragona se llenan de refugiados del Panadés que huyen del ejército napoleónico. Es un momento de pánico colectivo, y el ejército está anulado: dos derrotas seguidas, prácticamente no hay tropas que poder dirigir para enfrentarse al ejército francés. Los únicos que lo pueden hacer son los somatenes. Los somatenes se despliegan rápidamente hacia la línea de montañas que tenemos a nuestra izquierda, en aquella dirección, que limitan el Panadés con el Camp de Tarragona. Esta vez actuarán motivados, porque son los somatenes de los pueblos de la zona y saben que si no los frenan les entrarán en casa. Otra cosa es enviarlos al Llobregat y espabílense…

Bien, Saint-Cyr no tiene intención de atacar Tarragona. Las órdenes que tiene son las de enviar vituallas a Barcelona, por lo que saquea todo el territorio del Panadés y se establece en posiciones con sus tropas allí. Las tropas napoleónicas llegarán hasta a cruzar la cordillera, ocupan Vila-Rodona y diferentes poblaciones, siempre tiroteándose con los somatenes.


MOVIMIENTOS PREVIOS DE LA CAMPAÑA (I)

Húsares Españoles
Mientras tanto, a partir de estos últimos días de diciembre, sobretodo a lo largo de las primeras semanas de enero, Reding se pone en activo y comienza a reorganizar el ejército: se había dado órdenes de convocar la leva en el Principado, que no acababa de funcionar muy bien, sino muchos de los que se incorporan como reclutas acabarán desertando al poco tiempo, pero bien, pero va reforzando diferentes regimientos, después llegan dos regimientos que aún quedaban de las tropas de Granada, llegan refuerzos desde Mallorca, el regimiento suizo de Betschart, lo que quedaba también de los Húsares Españoles, unos 200 jinetes. Poco a poco va rehaciendo el ejército, recupera parte de los prisioneros, porque hace un pacto de intercambio de prisioneros con Saint-Cyr, recupera unos 500 hombres, y sobretodo lo que hace es recuperar a los dispersos: los regimientos que se le habían dispersado, unidades, compañías que habían quedado en cuadro, las autoridades locales van atrapando prácticamente a los soldados dispersos y los van recuperando para sus regimientos. Todo ello hace que a finales de enero el ejército vuelva a estar más o menos organizado de nuevo, y que ya forme una linea en esta cordillera dando soporte a los somatenes. Aparte se encuentra que, claro, este ejército es costoso de mantener, lo están alimentando los habitantes de la zona, los vecinos, la gente se comienza a quejar, no entienden que cómo puede ser que haya un ejército tan poderoso en la zona con los franceses del otro lado y estén inactivos. Comienzan a increpar a Reding, le envían anónimos, comienzan a tratar a las tropas de cobardes, de traidores, lo que pasa en estos casos con los militares de salón.

Y bien, todo ello lleva a que Reding le encargue al que será su segundo en el mando José Joaquín Martí****, mariscal de campo, de origen mallorquín, que diseñe un plan de ataque. Lo que hace inicialmente es comenzar un plan de guerra de montaña. Básicamente es evitar las grandes acciones, sobretodo atacar al enemigo en pequeñas acciones allá donde el terreno sea favorable. Ello también sirve para instruir a la tropa, infundir confianza y subir la moral. Esto comienza a funcionar: comienza a hacer retroceder las posiciones adelantadas francesas, recuperan todo lo que es la cordillera, los hacen huir de Igualada que habían ocupado, pero esto no es bastante para la impresión de la población y reclaman este ataque. Entonces se añade otro problema: Zaragoza está asediada. En Zaragoza el general Palafox ha cometido el error de concentrar todo su ejército dentro de Zaragoza, no tendrá tropas en el exterior que le puedan dar soporte y se lo está comiendo una epidemia de tifus, aparte del asedio en sí. Se teme que si cae Zaragoza, los 40.000 soldados franceses que hay allí, en su siguiente paso será avanzar hacia Lérida, y venir hacia la zona donde se encuentra Reding. Hay prácticamente 20.000 franceses en el Panadés, y también 40.000 por el otro lado. Ello será un desastre. De hecho aquí hay se concibe un plan para desalojar el Principado: dejar sólo guarniciones en las principales plazas fuertes y sacar el grueso del ejército para que pueda combatir en otros frentes.

Este plan no se acaba de tirar hacia adelante, y lo que se hace es enviar a la división Lazán, la división aragonesa con refuerzos de las tropas del Principado hacia la zona de Fraga para ayudar en lo que se pueda a las tropas de Zaragoza y sino intentar detener a los franceses si van en aquella dirección. Entonce Reding tiene claro que cuando Zaragoza caiga, vendrán hacia él. La única opción es atacar primero a los unos y derrotarlos porque sino ser atacado por dos frentes no lo podrá soportar. Esto motiva que Martí haga este plan de ataque, de hecho se niega hasta tres veces a hacerlo, pero finalmente lo acaba aceptando. Y este plan consiste en que el ejército está formando una línea a lo largo de esta cordillera que comenzaría en la costa, en la zona de Altafulla y Torredembarra y subiendo hacia el Coll de Santa Cristina, hacia Sant Magí de Brufaganya, La Llacuna, Capellades hasta la zona de Montserrat. Con el centro de operaciones en Igualada, donde se pone al general Juan Bautista de Castro al mando. Son unos 16.000 hombres desplegados, aparte los somatenes. La idea es que estas tropas, el grueso avance por la zona de Sant Sadurní de Noia, hasta cortar la zona del Coll de l’Ordal y corte las comunicaciones con Barcelona. Y mientras tanto Reding atacará por el frente, por la zona del Coll de Santa Cristina y de Torredembarra, con buena parte de la guarnición de Tarragona y las tropas de Castro también atacaran por la espalda al grueso de las tropas napoleónicas del 7º cuerpo de ejército francés.


Croquis del plan español para atacar y aislar a Saint-Cyr.

Piensan que así lo podrán destrozar, primero atacando una división y luego la otra, intentando que no se puedan juntar, que las podrán eliminar. Lo que pasa es que aquí hay unas graves carencias: puede ser que inicialmente funcionara el plan, pero Saint-Cyr no estaría de brazos cruzados y a la que se pudiera desplegar la caballería francesa, muy superior a la española, en las llanuras del Panadés, aquello acabaría siendo un desastre. Pero bien, ellos intentarán poner en práctica el plan; aparte hay un proyecto de intento de sublevación en Barcelona que le habrían de dar apoyo, todo ello lo juntan en un proyecto que acaba siendo irreal. Es lo que tienen a mano y es a lo que se aferran.

Lo que pasa es que Saint-Cyr ve venir esto, ve los movimientos de las tropas y planifica el atacar primero. Y Saint-Cyr lo que quiere hacer es atacar esta linea, cortándola a pedazos, obligar a deshacerla y obligar a Reding a plantar cara, o sea ir a atrapar el grueso de estas tropas cuando se retiren y conseguir la batalla decisiva que él buscaba. Saint-Cyr siempre busca la batalla decisiva que no sólo derrote al ejército español, sino que hunda moralmente la capacidad de resistencia que tienen en Cataluña. Porque ha visto que las otras veces los ha derrotado, han huido, se han rehecho y han vuelto a plantar cara, cosa que no era habitual en el resto de Europa. Las campañas se decidían en dos como mucho batallas decisivas y se ha acabado. Aquí no. Aquí eramos de otra manera. No acababan de aceptar la derrota y además lo grande del caso es que siempre echaban la culpa a los propios soldados: o al general incapaz, o que había escogido malas posiciones, etc. No se admitía que el contrario pudiera ser superior en un momento o que estuviera bien dirigidos. No, no y no.

El general Mazzuchelli (l)
Lo que hace Saint-Cyr es coger la división Pino, sus dos brigadas, y las divisiones Chabran y Chabot para atacar Igualada. Avanzan tres columnas, se pone en camino el dia 16 de febrero y por la tarde la primera de esas columnas que está formada por las divisiones de Chabot y Chabran chocan con las avanzadas españolas en Capellades. De hecho delante van los napolitanos y los derrotan de una manera impresionante, un desastre total y frenan el avance de esta columna. La segunda columna que es donde va Pino y el mismo Saint-Cyr está avanzando por la zona de San Quintín de Mediona para flanquear la zona de Capellades. Y la tercera que la dirige el general de brigada que dirige la 1ª brigada de la división Pino que es Luigi Mazzuchelli avanza por La Llacuna y su objetivo es aparecer a las puertas de Igualada, flanqueando completamente el dispositivo español.

Al dia siguiente de este primer combate, vuelven a atacar el 17 por la mañana las tropas de Chabot y Chabran vuelven a atacar de frente a la guarnición de Capellades, de hecho Castro ha ido concentrando a las tropas allí, y las tropas de Pino comienzan a flanquearlas. Cuando se dan cuenta lo que hacen es retroceder y plantar cara en la siguiente población que es La Pobla de Claramunt. Allí se vuelven a detener, pero la columna de Mazzuchelli ya ha atravesado la cordillera y aparece casi a la espalda de estas posiciones en dirección a Igualada. Rápidamente cuando Castro se da cuenta que está a punto de ser rodeado, lo que hace es hacer retroceder a sus hombres hacia Igualada rápidamente, en dirección a Santa Coloma de Queralt, llevándose la artillería. Entonces Saint-Cyr ya ha cortado la línea y entra en Igualada recuperando los almacenes, recupera los prisioneros del dia anterior y deja allí las divisiones Chabot y Chabran, y él al día siguiente se mueve con la división Pino, siguiendo la sierra hasta Sant Magí de Brufaganya.

El General Iranzo. 1832. (m)
Allí está el brigadier Iranzo con 4.000 hombres. Le plantan cara el día 18 con un combate, que consigue que la mayor parte de estas tropas puedan huir y como se hace de noche las tropas de Saint-Cyr han de detenerse allí. De hecho mientras iban de camino hasta Sant Magí de Brufaganya, Saint-Cyr envía una serie de mensajeros a su Estado mayor que está en Vilafranca y al general Souham que está en El Vendrell, con las órdenes que se pongan ya en camino hacia el Coll de Santa Cristina, porque su intención es que estas tropas entren por el Coll de Santa Cristina, revienten la línea por aquel punto y le esperen en Vila-rodona. Y en Vila-rodona se unirán las dos divisiones y entraran por en medio del Camp de Tarragona para capturar el grueso del ejército español que esté retrocediendo y conseguir aquella batalla decisiva. Pues bien, envía estos mensajeros. Se le hace de noche en Sant Magí de Brufaganya y al día siguiente sigue el camino. Se encuentra con la sorpresa de que Iranzo no ha huido hacia Tarragona, sino que lo que ha hecho es encerrarse en el Monasterio de Santes Creus. Como Saint-Cyr había de ir por caminos de montaña y no lleva artillería, se encuentra con el problema de encontrarse una fortificación, con 4.000 hombres dentro dispuestos a defenderla; primero hace algún tanteo y está claro que van a defenderla, tienen dos piezas de artillería y las hacen servir y lo que hace es bloquear el monasterio, sin rodearlo del todo, no llega a cruzar el rio Gaià. Y se queda detenido allí.

Iranzo se lo comunica a Reding, le envía un mensajero diciéndole como estaban. Reding ya está enterado de la situación, ya ha visto que se le ha desmontado todo el plan y lo que hace el dia 20 es enviar órdenes a las tropas que están en el Coll de Santa Cristina para que retrocedan hacia Valls y a Iranzo también para que retrocedan en dirección a Sarral, porque él sale con una columna de tropas, el regimiento de suizos de Reding, caballería y 6 piezas de artillería. Sale de Tarragona el dia 20, pasa por Valls para recoger a las tropas del Coll de Santa Cristina y sigue en dirección a Santa Coloma de Queralt para recoger a los de Iranzo cuando se le añadan. La intención es llegar a Santa Coloma de Queralt y agrupar a todo el ejército, volviendo a Tarragona o viendo qué han de hacer. Iranzo está cercado el día 19 con Saint-Cyr delante. Saint-Cyr comienza a estar preocupado, porque no sabe dónde tiene a Reding y no tiene noticias de Souham. Ya habían pasado dos días desde que había enviado las instrucciones a Vila-rodona y no recibe ninguna noticia de aquella dirección. Intranquilo, se pone en marcha con el grueso de sus tropas hacia Vila-rodona. Deja sólo un regimiento italiano controlando Santes Creus y marcha. Al llegar a Vila-rodona se encuentra con que allí no hay nadie, no hay tropas francesas, sólo los somatenes pegando tiros. Envía un destacamento de tropas hacia el Coll de Santa Cristina. Allí tampoco hay nadie. Siguen hacia el sur y llegan a la Bisbal del Panedés y allí encuentran las avanzadas de Souham que están tan tranquilas. Souham no había recibido noticias. De hecho Saint-Cyr esto lo ponía de ejemplo de los problemas que tenían de comunicaciones, porque de los cinco mensajeros que envió, ninguno llegó al destino. Los interceptaron a todos. 

De hecho, claro, al dejar allí un batallón de tropas italianas el oficial del Estado mayor de Saint-Cyr llega a las avanzadas de Souham para dar las instrucciones y entonces, si, se activan todos y al dia siguiente ya se pondrán en camino hacia Vila-rodona. También han de abrirse paso, porque el Coll de Santa Cristina que no está preparado para el transporte de la artillería, todo un problema. Mientras pasa esto, la noche del 20, las tropas de Iranzo salen de Santes Creus, sin hacer ruido, sin que los italianos se den cuenta, desalojando completamente el monasterio, llevándose los comestibles, las municiones y las piezas de artillería y consiguen llegar a reunirse con las tropas de Reding. Y con él continúan en dirección a Santa Coloma de Queralt.


Evoluciones de los dos ejércitos en la zona del Panadés, Conca de Barberá y el Camp de Tarragona.




CONTINUARÁ...

- - - o - - -

(*) - El puente de Goi es de origen romano y ya se encuentran vestigios de su existencia en el s. XII.

(**) -La llamada Línea del Llobregat se extendía desde Sant Boi de Llobregat (San Baudilio de Llobregat) hasta Martorell, guardando los caminos del Garraf, Ordal y Esparraguera.

(***) - "... mas no merecía ya Vives la confianza de los pueblos, v no podía bajo su mando tener esta medida puntual cumplimiento. Parte pues por conocer lo falso de su posición y por el interés mismo de la causa de los españoles, parte por proponer su remoción el representante de la Suprema del reino D. Tomás Veri, dimitió Vives, el mando que hubo de conferir interinamente la junta de Cataluña a D. Teodoro Reding "el cual, decía ésta en su manifiesto de enero próximo, por su fama y concepto público era el mas á propósito para reanimar la confianza del pueblo v del soldado". En efecto, el nombre de Reding era respetado desde la famosa batalla de Bailen."(4)

(****) - Curiosamente, Martí acabará tomando partido por José I y el ejército francés: "Declarada la guerra a Napoleón, en 1808, Martí reconoce a Murat, lo que no le impidió trabajar en Madrid por encargo del Consejo de Castilla en la organización de cuerpos militares, hasta que en noviembre de ese año la Junta Central, "sin motivar la disposición -escribe Martí en sus memorias- me despojó de la inspección general de Infantería, destinándome en clase de mariscal de campo al ejército de Cataluña". En diciembre 1808 vuelve a jurar a José I, pero lo abandona por segunda vez. En su nuevo destino trabaja a las órdenes de Reding como comandante general de los tercios de migueletes, de cuya organización se ocupa desde noviembre hasta febrero de 1809. En esta fecha de nuevo la Central le cambió de destino, sin explicación alguna, enviándolo en espera de órdenes y sin cometido alguno a Granada. Martí permanece ocioso en Granada hasta la llegada de las tropas de José I, en 1810. "Desde ese momento -reconocerá más tarde, en carta al ministro francés del ejército- preferí someterme al nuevo rey, reconocido por la casi totalidad de la nación española, antes que seguir la bandera de la anarquía en que veía sumergido el resto de mi patria, agotada, sin gobierno y sin medios para sostener una lucha desigual". Hasta el fin de la guerra Martí quedó integrado en el ejército de Andalucía, mandado por Soult, quien de inmediato le confirió el grado de teniente general, encargándole la inspección general de su ejército".(3)


_____________________________________________________________________________________

Fuentes:

1) - Visita guiada al campo de batalla por Francesc Murillo Galimany (20/5/2017)
2) - "La batalla del Pont de Goi (Valls, 25 de febrer del 1809) - Francesc Murillo Galimany, Institut d'Estudis Vallencs, 2008.
3) - Texto extraído de: http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=marti-jose-joaquin
4) - "Cataluña. Historia de la Guerra de Independencia en el antiguo Principado" - Adolfo Blanch, Barcelona, Imprenta y librería politécnica de Tomás Gorchs, 1861

Imágenes:

(a) - https://argostarragona.files.wordpress.com/2011/11/pont-de-goi-grabado.jpg
(b) - http://cloud10.todocoleccion.online/postales-cataluna/tc/2015/06/22/17/49979832.jpg
(c) - Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:G%C3%A9n%C3%A9ral_Guillaume_Philibert_Duhesme.jpg#mediaviewer/File:G%C3%A9n%C3%A9ral_Guillaume_Philibert_Duhesme.jpg
(d) - "El fin del Antiguo Régimen. El reinado de Carlos IV" - Enrique Giménez López, Historia de España, nº 20, Historia16, 1996
(f) - José I - De Joseph Flaugier - UwHLa9GIoJDzYQ at Google Cultural Institute, zoom level maximum, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20916964
(g) - «Gouvion-saint-cyr». Publicado bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Gouvion-saint-cyr.jpg#mediaviewer/File:Gouvion-saint-cyr.jpg.
(h) - http://www.frenchempire.net/biographies/souham/
(i) - « Domenico Pino » par inconnu — http://www.google.fr/imgres?q=Lechi+Pino&hl=fr&biw=800&bih=485&tbm=isch&tbnid=9peC0LX4_44_MM:&imgrefurl=http://www.napoleon-series.org/cgi-bin/forum/archive2005_config.pl%3Fmd%3Dread%3Bid%3D51272&docid=vxqMjeiUTrGUsM&itg=1&imgurl=http://img149.imageshack.us/img149/2994/pino9ve.jpg&w=1088&h=1518&ei=5zPfTvbMKISg4gTSkZGZBw&zoom=1&iact=rc&dur=373&sig=114283425329396268712&page=10&tbnh=115&tbnw=78&start=82&ndsp=10&ved=1t:429,r:6,s:82&tx=32&ty=53. Sous licence Domaine public via Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Domenico_Pino.jpg#mediaviewer/File:Domenico_Pino.jpg
(j) - «Bild Theodor Reding» de upload by sidonius 18:24, 13 October 2007 (UTC) - Gallerie berühmter Schweizer der Neuzeit. Mit Bildern von Fr. und H. Hasler. Mit biographischem Text von Alfred Hartmann. Bd. 1. Orell Füssli, Zürich 1882. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bild_Theodor_Reding.jpg#mediaviewer/File:Bild_Theodor_Reding.jpg.
(k) - "Cataluña. Historia de la Guerra de Independencia en el antiguo Principado" - Adolfo Blanch, Barcelona, Imprenta y librería politécnica de Tomás Gorchs, 1861
(l) - Tot Carcaixent/antoniosabatermira - http://static.globered.com/images/users/333269/2013082420283600002113880000333269.jpg
(m) - "Cataluña. Historia de la Guerra de Independencia en el antiguo Principado" - Adolfo Blanch, Barcelona, Imprenta y librería politécnica de Tomás Gorchs, 1861